Frutos rojos

Una de cada cinco fresas alemanas se producen en tunelillos

La oferta alemana de fresas crece año tras año en los tunelillos y se reduce el cultivo al aire libre.

La producción alemana de fresas se cubre contra las inclemencias meteorológicas y lo hace con el uso del tunelillo.

Durante 2020 el 20 por ciento de la producción alemana de fresas ya salió de sistemas de túneles altos o tunelillos.

“El cultivo clásico al aire libre es cada vez menos importante, pero cada vez más fresas alemanas crecen en túneles altos”, señala Hans-Christoph Behr, analista de Mercado de la consultora AMI.
Durante 2020 unas 32.000 toneladas de fresas salieron de los túneles.
El uso de los túneles no se justifica sólo por superar los problemas climatológicos que surge en el aire libre o en los tunelillos bajos.
El uso de túneles supone elevar el rendimiento productivo de la fresa y adelantar la campaña en varias semanas.
Las primeras fresas en Alemania vienen de estos sistemas productivos, donde existen 1.669 hectáreas (datos 2020).
La superficie de túneles altos se ha ido elevan progresivamente. De las 607 hectáreas en 2014 a las 1.669 hectáreas actuales.
Mientras la superficie de cultivos de fresa al aire libre mengua y se ha reducido de las 14.700 hectáreas en 2014 a las 11.200 hectáreas en 2020.