banner-agroponiente
Nacional

Los inicios de Aldi Alemania no están siendo fáciles en la campaña

El 'discount' alemán no está digiriendo correctamente el incremento de los costes de producción de las frutas y hortalizas y los estándares de calidad se consideran por debajo del resto de competidores.

El incremento de los costes de producción en las frutas y hortalizas en origen está provocando dolores de cabeza a los ‘category management’ de varias cadenas.

Las cadenas tratan de no moverse en su presupuesto y en los planes marcados en las compras de frutas y hortalizas frescas y los ‘discount’ Aldi y Norma son los que más están sufriendo esta situación en Alemania.

España empezó su programa fuerte con Aldi en la semana 44, pero desde un primer momento los exportadores habituales observaron que era la cadena que tenía más dificultades para responder a las nuevas condiciones de mercado.

Mientras las danesas Coop y el grupo Salling aseguraban a sus proveedores unos incrementos de los precios entre el 4-6 por ciento y en esa misma tesitura habían empezado a entrar desde Lidl y Edeka, los grupos Rewe y Aldi Nord y Sud son los que tratan de presionar para que los precios de referencia se mantengan.

Los exportadores españoles e italianos, consultados por la revista F&H, señalan que los ‘category’ habituales de Aldi se están viendo muy presionados para mantener los precios y en esta coyuntura, el estándar de calidad también se ve afectado.

«El producto que llega a Aldi es de calidad y con todas las seguridades alimentarias pero en función de su precio de referencia se trabajan otros calibres y otras calidades», expone un exportador valenciano.

En esta tesitura, los importadores que operan con Aldi también están sufriendo por la presión que la cadena ejerce sobre sus compradores de referencia.

Los importadores habituales de Aldi Alemania no han querido pronunciarse en este sentido abiertamente, pero las condiciones de trabajo parece que están siendo especialmente lentas y complejas.