sakata-magia
Nacional

La producción bruta por explotación agraria sumó 93.041 euros en 2019

La producción bruta total por explotación agraria sumó 93.041 euros en 2019, con las fincas de un tamaño medio de 46,9 hectáreas, según datos difundidos este viernes por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA).

La Red Contable Agraria Nacional (Recan), una encuesta que se realiza anualmente en España sobre una muestra de 9.200 explotaciones agrarias comerciales, refleja que la explotación media estuvo arrendada en un 41,7 % de los casos, contó con 36 unidades ganaderas y ocupó 1,8 unidades de trabajo al año.

La producción bruta se dividió entre la producción vegetal (60,5 % de las fincas), la producción animal (38,5 %) y otros tipos.

Las explotaciones con mayor producción bruta por explotación correspondieron a porcinos y aves, con 436.474 euros por explotación; seguidas de horticultura (209.269 euros); vacuno, ovino y caprino (100.493 euros); y cultivos leñosos como los frutales, el olivar y el viñedo (61.446 euros).

Las explotaciones con predominio de los cultivos herbáceos (cereales, oleaginosas, proteaginosas y otros) fueron las que presentaron una menor producción bruta, de 57.994 euros por explotación.

Por comunidades autónomas, la de mayor valor fue Murcia, con 117.735 euros por explotación, y la de menor, Madrid, con 58.033 euros.

Los costes totales alcanzaron 67.820 euros por explotación y, dentro de los específicos, los correspondientes a los cultivos (semillas, abonos, fitosanitarios y otros) tuvieron un valor medio de 11.546 euros por explotación y los del ganado (piensos, forrajes, gastos veterinarios y otros), 18.447 euros por explotación.

Los costes generales, de 16.357 euros por explotación, estuvieron formados por la energía (4.690 euros); el mantenimiento de maquinaria y edificios (4.025 euros); los trabajos por terceros y arrendamiento de maquinaria (2.829 euros); y otros costes generales (4.813 euros).

Los salarios y las cargas sociales representaron costes por valor de 12.548 euros; los arrendamientos, de 2.833 euros; y los intereses pagados, de 267 euros por explotación.

Según el MAPA, las subvenciones corrientes sumaron 12.373 euros por explotación, de los que el 16 % correspondieron a pagos acoplados a los cultivos y ganados; el 69 %, a pagos desacoplados; el 14 %, ayudas al desarrollo rural; y el resto, a otras subvenciones.

Además, el valor medio de los activos fue de 372.098 euros por explotación, con las tierras y cultivos permanentes como principal componente (184.372 euros por explotación).

El valor añadido neto, que constituye la remuneración de todos los factores de producción utilizados en el proceso productivo, fue de 53.866 euros por explotación, de los que una cuarta parte fueron subvenciones corrientes netas.

Finalmente, la renta neta de explotación -la remuneración de los factores de producción propios utilizados en el proceso productivo unida a los riesgos empresariales- ascendió a 38.096 euros por explotación.