Internacional

La oferta de tomates de los Países Bajos se presenta limitada en invierno

Países Bajos y Bélgica dispondrán de menos superficie de tomate en los meses de invierno que durante la campaña pasada. La crisis energética provoca la negativa de los horticultores a arriesgar en la campaña de invierno.

Las empresas productoras de tomate de Holanda y Bélgica no dispondrán prácticamente de tomates durante los meses de invierno. La crisis energética está condicionando sobremanera la apuesta de los horticultores de los Países Bajos.

La holandesa Growers United y la belga Bel Orta recogen un fuerte descenso de la superficie de tomate en la campaña de invierno y «desde noviembre hasta febrero no dispondremos prácticamente de tomates», expone Maarten Verhaegen de la firma Bel Orta.

En la misma línea se expresa Jan Opschoor de Growers United, cuando afirma que «nuestro desarrollo de tomate en invierno dependerá de la voluntad de las cadenas de pagar por los tomates en las condiciones actuales».

Ya durante la campaña pasada, «todas las productoras de tomate reducimos nuestra superficie en los meses de invierno por los altos costes energéticos, y para esta campaña la reducción será mucho mayor», expone el ejecutivo holandés.

No obstante, la reducción de tomates en los meses de invierno no significa que Growers United no disponga de tomates, ya que cuenta con 200 hectáreas en el Sur de Europa y Norte de Africa, gracias a acuerdos que tiene la firma neerlandesa con diferentes productores.

No a las especialidades

Un detalle importante a tener en cuenta de cara a los escasos productores que plantarán en los meses de invierno es el desplazamiento de los horticultores hacia variedades más ‘commodity’.

Las empresas holandesas como Growers United son testigo de como sus socios han decidido recortar sobremanera las especialidades y mirar más al tomate rama.