banner-sakata
Internacional

Flores para controlar las plagas en hortícolas

Seis productores del Reino Unido están realizando pruebas con flores para mejorar el control de las plagas sobre los cultivos hortícolas.

Los agricultores del Noreste de Inglaterra están investigando cómo los agricultores pueden aprovechar mejor el poder de las flores para combatir las plagas atrayendo insectos depredadores.

Seis agricultores esperan desbloquear más conocimientos sobre cómo atraer y apoyar las poblaciones de insectos correctas, cuándo y dónde más se necesitan, al observar el impacto de las técnicas de establecimiento de flores, las mezclas de especies de flores y la distribución de las características de la floración en la granja.

Los productores, que operan tanto sistemas convencionales como orgánicos, son parte de un laboratorio de campo de Innovative Farmers patrocinado por AHDB, apoyado por la Soil Association e investigadores de AHDB, Newcastle University, ADAS y Stockbridge Technology Center.

Se espera que sus hallazgos ayuden a otros agricultores a ganar más confianza y conocimiento sobre la integración de flores en sus sistemas, para que puedan reducir su dependencia de pesticidas y fungicidas.

Los seis horticultores monitorearán las poblaciones de insectos en las características de floración existentes y recientemente establecidas, y también experimentarán con diferentes mezclas de semillas y técnicas de establecimiento basadas en sus tipos de suelo.

Algunos también probarán diferentes distribuciones de flores alrededor de sus granjas, como franjas de flores dentro de los cultivos o grandes bloques de flores, en lugar de solo márgenes de floración.

«Los esquemas agroambientales tradicionalmente han enfatizado la atracción de insectos para la conservación, como polinizadores y mariposas», apunta el Doctor David George, entomólogo de la Universidad de Newcastle.

“Si bien los polinizadores son esenciales para la producción de alimentos y la biodiversidad, los agricultores saben menos sobre cómo atraer y apoyar a los insectos depredadores adecuados, como las mariquitas y las avispas parásitas, que se alimentan de pulgones y otras plagas”, señala George.

El uso eficaz de flores e insectos requerirá una forma de operar «más intensiva en conocimientos», dice Emily Pope, gerente senior de transferencia de conocimiento en AHDB.