banner-huercasa
Nacional

El gran consumo prevé en 2021 mayores ventas que las de antes de la pandemia

La Asociación de Fabricantes y Distribuidores (Aecoc) estima que el mercado del gran consumo aumentará en 2021 respecto a 2019, el periodo previo a la pandemia, si bien se espera un estancamiento o crecimiento plano en comparación con un 2020 excepcional.

Así lo ha expresado este martes la gerente de Estrategia Comercial y Marketing de Aecoc, Rosario Pedrosa, en un congreso virtual de la patronal en el que han analizado las perspectivas del sector.

Según un sondeo realizado a un centenar de distribuidores, fabricantes y centrales de compra, todas las empresas de la distribución prevén cerrar el año con un crecimiento de su negocio de al menos un 4 % respecto a las cifras de 2019.

El 75 % de los fabricantes cuenta con mejorar sus cifras de 2019, frente a un 13 % que cree que acabará el año con ventas aún por debajo.

Pedrosa ha señalado que existen oportunidades para crear valor derivadas de las nuevas necesidades del consumidor y del trasvase del consumo de fuera a dentro del hogar.

Mientras la actividad del primer semestre del año ha estado en línea con las expectativas de inicio de año, los distribuidores consideran que devolverán parte de la cuota prestada a la hostelería a cierre de 2021 respecto a 2020.

Mayor impulso

La industria, por su parte, espera un mayor impulso debido a que conforma un grupo más heterogéneo dentro del cual hay sectores que resultaron más afectados por la pandemia y que crecerán más este año.

Asimismo, existe una sensación de “estancamiento” cuando se piensa en el conjunto del gran consumo para finales de año, si bien se considera que seguirá el trasvase de fuera del hogar.

Según Aecoc, el comercio electrónico consolidará lo ganado en 2020 y otra tendencia que se verá beneficiada será la de la “omnicanalidad” o integración entre todos los canales.

Para el segundo semestre de 2021, los fabricantes y distribuidores enfrentan retos como la alta competencia y el dinamismo promocional, a lo que se unen otros como las situaciones inflacionistas por posibles subidas de los precios de las materias primas y regulaciones (más para los primeros) y por los cambios de hábitos del consumidor y la contracción de la demanda (para los segundos).

La presidenta del comité de Estrategia Comercial y Marketing de Aecoc y directora comercial del grupo Capsa, María García, ha destacado que la tendencia por la sostenibilidad también se ha acelerado en el último año, con dos de cada tres compradores interesados en alimentación saludable.

García ha resaltado la importancia del trabajo conjunto de todos los actores de la cadena de valor para garantizar el abastecimiento a pesar de las dificultades y ha mostrado su interés por innovar “no solo en el producto, sino también en la comunicación, la experiencia y la relación” con el cliente.

Ligero crecimiento en 2021

La directora general de NielsenIQ para la península Ibérica e Italia, Patricia Daimiel, ha explicado que han elevado su estimación de valor para productos de gran consumo envasados (sin incluir frescos) al +1,4 % en 2021, frente a la predicción anterior del +0,6 %.

Nielsen espera una bajada del 1 % anual en alimentación, en comparación con los incrementos del 4,7 % en bebidas y del 2,8 % en refrigerados y congelados, conforme se vuelva a una cierta normalidad.

Además, está previsto que el crecimiento despunte en el tercer trimestre, apoyado por el verano y el control de la pandemia.

El trasvase del consumo al hogar influyó principalmente en el crecimiento del 6,4 % del gran consumo en 2020, algo inusual porque se trata de un mercado muy estable con cifras habituales de crecimiento del 2 %, según Daimiel.

En los cuatro primeros meses de 2021, sin embargo, el gran consumo se contrajo el 0,4 % anual en valor y el 3,9 % en volumen porque, al comparar las cifras con las del año pasado, coincidió con los crecimientos notables de principios de 2020 y los picos de consumo del inicio del confinamiento.

Los alimentos envasados y los productos frescos se alinearon con la media de la caída, con un descenso del 0,7 % anual en valor, mientras que la higiene y la belleza salieron reforzados con un aumento del 9,4 %.

Por canales, los que más sufrieron el año pasado son los que más se están recuperando, como perfumerías y estaciones de servicios, una tendencia positiva que también se observa en el “cash and carry” (mayorista) y de alguna forma en la hostelería.

Respecto a 2019, el valor del gran consumo está creciendo por encima del 8 % y su volumen, más del 3 %, según la consultora.

Daimiel ha asegurado que falta innovación en las promociones y más esfuerzos por rentabilizar la “nueva última milla”, la del comercio electrónico, que ha penetrado en casi seis millones de hogares españoles.

Racionalizar el surtido, optimizar las oportunidades de compra, expandir la innovación más allá del producto y asociar la sostenibildad a ideas como la producción local son otras de las tareas pendientes para generar valor, según la experta.