Última actualización
Nacional

Detectados tres casos del virus rugoso en Almería

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía ha confirmado la aparición del virus rugoso del tomate Tomato Brown Rugose Fruit Virus (TBRFV) en un invernadero de Vícar, Almería.

Sin embargo, y según ha podido saber esta revista, las fincas afectadas en la provincia podrían ser tres, la de Vícar y otras dos ubicadas en los municipios de Roquetas de Mar, una, y en El Ejido, la otra.

Se trata de la primera detección en España de este virus, que ya se había localizado anteriormente en otros países europeos como Alemania, Holanda, Reino Unido, Italia y Grecia. Su primera aparición fue al sur de Israel, localizándose también en Jordania. En México arrasó numerosas plantaciones de tomate y últimamente también se detectó en Turquía.

El Servicio de Sanidad Vegetal, según una nota de la Junta, mantiene activo un protocolo de actuación desde el primer momento en que se tuvo sospecha de este caso, cuya confirmación fue trasladada el pasado 22 de noviembre al Ministerio.

Se trata de la primera detección en España de este virus, que ya se había localizado anteriormente en otros países europeos como Alemania, Holanda, Reino Unido, Italia y Grecia.

La detección de este organismo es fruto de la puesta en marcha, el pasado mes de junio en Almería, de un método de análisis específico para su localización, ya que se trata de una plaga emergente que acaba de ser regulada a nivel europeo, estableciéndose una serie de actuaciones para evitar su propagación.

En el mes de abril ya se iniciaron labores de divulgación que se han ido intensificando en los últimos meses por parte de la Consejería. Además, el Ifapa va a incrementar sus trabajos de investigación, formación y transferencia del conocimiento en relación a este virus.

El Servicio de Sanidad Vegetal está llevando a cabo una investigación para tratar de determinar el posible origen de este brote, al tiempo que se están realizando inspecciones y tomas de muestras en explotaciones próximas o que tengan algún tipo de relación con el invernadero donde se ha detectado el organismo.

En esta línea, se ha traslado al sector una serie de medidas preventivas como la eliminación de plantas sospechosas, la desinfección de herramientas o que se limite el acceso a las explotaciones para evitar la dispersión del virus. Ante cualquier duda, la Consejería ha aconsejado avisar a los técnicos de Sanidad Vegetal de la Delegación Territorial.

Desde la Consejería se ha destacado que la Junta cuenta con el apoyo de los «mejores expertos en virología», tanto del Ifapa como de la Red de Laboratorios de Producción y Sanidad Vegetal, y que dispone de los medios materiales y humanos necesarios para aislar y erradicar este organismo.