Última actualización
Cítricos

El IVIA introduce el «Tamarixia dryi» para frenar el ‘greening’

El Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA), dependiente de la Conselleria de Agricultura, está realizando la introducción y seguimiento de la «Tamarixia dryi», el insecto que frena la expansión del vector del «greening» en los cítricos, que arrasó la producción de Florida (EEUU).

Personal investigador del centro dependiente de la Conselleria de Agricultura ha participado en las sueltas experimentales y controladas de 900 ejemplares en tres zonas de Galicia, donde ya se ha localizado ampliamente el vector transmisor sobre todo en el noroeste de la comunidad autónoma, según ha informado la Generalitat en un comunicado.

El coordinador del Centro de Protección Vegetal y Biotecnología del IVIA, Alberto Urbaneja, ha explicado que esta suelta «llega después de años de trabajo y de contar con todas las garantías», como la experiencia piloto desarrollada en Canarias con el ICIA con una «tasa altísima de reducción».

La avispilla «Tamarixia dryi» tiene un tamaño milimétrico y es de origen subsahariano y parasita al psílido Trioza eytreae porque sus hembras ponen los huevos sobre este, y cuando estos eclosionan la descendencia se alimenta del psílido.

El IVIA, centro pionero en el control biológico, lleva años explorando esta línea de investigación, un trabajo que se aceleró cuando se detectó la Tryoza eritrae en Galicia.

Aunque el HLB todavía no se ha detectado en la península, Urbaneja incide en la importancia de parar el avance de su potencial transmisor porque asegura que «es cuestión de tiempo que se detecte la bacteria».

Este método de lucha biológica liderado por los técnicos de la Conselleria supone redoblar los esfuerzos para impedir la entrada de una plaga que comportaría un desastre económico y medioambiental y que actualmente carece de medios de control o de cura, han indicado las mismas fuentes.

Otro de los investigadores del IVIA, Alejandro Tena, que viajó a Sudáfrica para estudiar al psílido y a su avispilla in situ dentro del proyecto Europeo Tropicsafe, señala que lo más complicado fue encontrar al psílido ante el intenso tratamiento de los naranjos sudáfricanos con insecticidas de amplio espectro.

Asimismo, en el marco de la colaboración existente en esta materia entre Portugal y España, el gobierno portugués en colaboración con el IVIA ha liberado la avispilla en sus cítricos durante este otoño.

Las sueltas continuarán en primavera con la llegada del buen tiempo tanto en Galicia como en Portugal con la confianza en el éxito del de la avispilla para detener el avance del psílido vector y con ello la llegada de la enfermedad a nuestros cítricos.