sakata-magia
Hortalizas y verduras

Remo F1 y Sedal F1, calidad de fruto y alta densidad de planta en el tardío de pepino

Estas dos variedades de BASF cuentan con triple resistencia y, en el caso de Sedal F1, con buen comportamiento también frente a CGMMV, aportando así una mayor tranquilidad al agricultor.

Dinos qué tipo de agricultor eres y te diremos cuál es tu pepino tardío ideal. No, no es una broma, en Nunhems cuentan con dos variedades tipo largo para este segmento, Remo F1 y Sedal F1; ambas con una gran calidad de fruto, pero cada una de ellas dirigida a un tipo de productor.

Si tienes un invernadero bajo y con alta humedad relativa, Remo F1 es tu pepino tardío perfecto. Está recomendado para trasplantes del 15 de octubre hasta 15 Noviembre, densidades de plantación de 12.000 plantas/Ha y destaca, sobre todo, por su estructura de planta abierta, con hojas pequeñas que facilitan la ventilación y un equilibrio generativo-vegetativo perfecto. “Es una variedad sin parada productiva”, afirma Manu Martínez, Cucumber Specialist en BASF.

Sedal F1, por su parte, está recomendado para trasplantes a partir del 1 de octubre. Es una variedad de “gran potencia”, con una planta fuerte y muy vegetativa, que la hacen idónea para invernaderos altos y con baja humedad relativa. “Es un todoterreno”, comenta Martínez, quien llama la atención también sobre su gran sanidad vegetal y la conveniencia de “limpiar el puente de tallos” para mantenerla.

Y es que, a su triple resistencia (virus de las venas amarillas, amarilleo y alta resistencia a oídio), Sedal F1 suma un muy buen comportamiento frente a CGMMV. “En breve, contaremos con los resultados de los análisis que confirman su alta resistencia a este virus”, detalla del Cucumber Specialist. Remo F1, por su parte, cuenta con la triple resistencia.

Variedades Q-verde

Pero si algo comparten Remo F1 y Sedal F1 es su alto estándar de calidad, que les ha hecho merecedores del sello Q-verde de Nunhems, que identifica a todas sus variedades de ‘excelencia de calidad en fruto’ y que, además, cuentan con una gran postcosecha. Los frutos de ambos son oscuros, brillantes, estriados y sin cuello de botella.

Tras dos campañas en el campo, sus resultados no han podido ser más positivos, y no solo en el Poniente almeriense, sino también en la costa de Granada. Con Remo F1 y Sedal F1, BASF demuestra, una vez más, su capacidad de adaptación a las demandas de los distintos agricultores, ofreciéndoles variedades de pepino que responden a las demandas de cada productor sin renunciar a la calidad.