banner-huercasa
Nacional

Proexport pide a los gobiernos de Murcia y España que actúen ya

Ha pedido a los ejecutivos de Murcia y España "colaboración leal para actuar ya" en el Mar Menor, al tiempo que han mostrado su rechazo a que se señale a la agricultura como responsable de la situación en la que se encuentra la laguna.

El director general de Proexport, Fernando P. Gómez, ha lamentado que la visita a la Región de la ministra de Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, se produzca en estas circunstancias y no para inaugurar las infraestructuras prometidas del Plan Vertido Cero, aunque ha deseado que de su reunión con el presidente de Murcia, Fernando López Miras, salga un pacto firme de colaboración leal para ejecutar urgentemente las soluciones que contribuyan a sanar el Mar Menor a corto y largo plazo.

Hay fondos europeos para hacerlo y hay una hoja de ruta: el Plan de Vertido Cero. Que no falten la voluntad y la celeridad necesarias“, ha dicho, tras lo que ha agregado que empresas, cooperativas y agricultores abogan por que las decisiones en este sentido estén basadas en el criterio de los expertos del Comité Científico del Mar Menor, independientes y alejados de intereses ideológicos particulares.

Asimismo, ha indicado que “que todo el sector agrario regional, y en especial el del Campo de Cartagena, “siente dolor y consternación por la muerte de peces en el Mar Menor“, y rechaza “las acusaciones interesadas e infundadas de culpabilizar a la agricultura del episodio de peces muertos“.

“Parece absurdo pero ante tanto ataque al sector debemos recordar que la agricultura no es culpable ni del calentamiento extremo del agua del Mar Menor en agosto, ni de la llegada de 200.000 turistas, ni de que las golas permanezcan colmatadas sin permitir el mínimo intercambio con el Mediterráneo, ni de que el acuífero brote por superficie en toda la línea de costa”, ha dicho.

Además, ha defendido que la agricultura es el único sector de actividad que desde 2016 ha acometido profundos y acelerados cambios que lo sitúan en una senda de sostenibilidad y transición ecológica, además de someterse a una Ley específica sin parangón en Europa.