Nacional

Producción aragonesa de fruta cae un 14% pero se salva la cereza

La producción de fruta en Aragón caerá en esta campaña un 14 % de media, un 47 % en el caso del albaricoque, y solo se salva la cereza, que se incrementa un 19 % también por el aumento de la superficie cultivada, según las estimaciones de UAGA.

Aragón destina más de 37.500 hectáreas a la producción de fruta dulce, principalmente en las comarcas de Valdejalón, Bajo Cinca, Calatayud, Aranda, Caspe-Bajo Aragón, Calanda, Matarraña yLa Litera, lo que supone un 2 % menos que en 2017 por la retirada de superficie de manzana (14 %), perales, (11 %) y melocotón (8 %) frente a un crecimiento del 11 % de la cereza hasta las 1.119 ha.

Los agricultores esperan recoger esta campaña, marcada por las condiciones climáticas y las heladas, 535.000 toneladas de fruta: 35.00 de cereza, un 19 % más; 263.000 de melocotón (-31 %) y nectarina (-33 %); 11.000 de albaricoque (-47 %); 8.500 de ciruela (-7 %); 68.000 de manzana (-4 %) y 40.000 de pera (-15 %).

Según ha explicado el responsable del sector de la Fruta de UAGA, Oscar Moret, este año se ha salvado la cereza por su localización en la zona de Caspe, donde se espera una producción “aceptable” por la floración tardía, y en la zona de Jiloca y Calatayud.

Cereza al alza

Moret ha incidido en que la cereza, de la que Aragón es la mayor productora de España, es muy apreciada en mercados europeos e Inglaterra, lo que ayuda a que la fruta entre antes en el circuito comercial, aunque este año, sin embargo, debido al aumento de producción, la lluvia y el menor calibre, ha influido en los precios.

Sin embargo, en el caso del melocotón zonas productoras como Bajo Cinca, Calatayud y Valdejalón han sufrido pérdidas de más de un 50 % y en la zona de Calanda-Bajo Aragón destaca además el caso de la cooperativa de Mazaleón , que se ha visto afectada por la presencia de un virus que ha “dado al traste” con la totalidad de la producción.

De 180 ha, Moret cree que se pondrán mantener 7, y aunque no es un problema generado por los agricultores son “los que pagan los platos rotos” y en este caso en una zona donde el melocotón es imprescindible para mantener la población.

Aunque el en general el descenso de la producción de fruta será del 14 % , UAGA augura que al final de la campaña será mayor dado que al agricultor que solo se le haya salvado el 5 % “no le va a compensar recogerla”, con la consiguiente pérdida de cuota en los mercados europeos y a que debido a los problemas de aduanas que ha generado el Brexit hará que parte de la producción se tenga que dedicar al mercado español.

Debido a las deficientes coberturas de los seguros, los elevados costes de contratación y los elevados mínimos indemnizables y franquicias, que lleva a algunos agricultores a no contratarlos, UAGA ha anunciado que se va a trabajar, también con la Consejería de Agricultura, para buscar una solución para quienes han sufrido pérdidas de entre el 70-80 % de la cosecha.

Según el secretario general de UAGA, José María Alcubierre, Agroseguro “mira más a su cuenta de resultados que a los objetos por los que fue creado” y es por lo que además de mejorar el sistema de seguros, la organización agraria reclama que la partida presupuestaria para la subvención a los seguros agrarios, tanto del Ministerio como del Gobierno de Aragón, sea más alta y constante,.

En cuanto a la contratación de mano de obra, que UAGA no ha cuantificado, Moret ha señalado se va a ver influida por el descenso de la producción, salvo en zonas como Mequinenza, donde se espera una producción “completa y aceptable” en cereza y fruta de hueso y, por tanto, las necesidades de mano de obra serán similares a las de la cosecha anterior y

Esta menor circulación de mano de obra también va a contribuir a evitar una mayor propagación de la covid-19, al contrario de lo que ocurrió en 2020, si bien, ha destacado que las vacunas han generado seguridad y confianza en el sector y zonas rurales.

Moret ha lamentado que en un año en el que la bajada de la producción debería implicar una subida de los precios, el agricultor sigue sin participar en la creación de los precios en la cadena de valor porque el sector “sigue funcionando de manera arcaica en la que es el productor y en especial el del medio rural el más afectado, lo que supone un abandono por parte de la juventud y un cambio de modelo hacia grandes fincas que a veces ni si quiera tienen sede social en el territorio”.

Es por lo que considera que la realidad productiva en torno a las frutas y hortalizas y una PAC más verde y saludable “debería quedar reflejado en el nuevo Plan Estratégico Nacional”.

Por último, UAGA insta a las Comarcas de Valdejalón, Cariñena y Calatayud a poner en marcha, otra vez, las estufas antigranizo para evitar o minimizar los riesgos de las posibles tormentas durante lacampaña de fruta.