banner-agroponiente
Nacional

Nuevas armas en control biológico contra viejas plagas

Un año más el campo almeriense sigue apostando por el control biológico como método de producción para el control de plagas que azotan el sureste español.

El crecimiento es una realidad. De apenas 1.000 hectáreas en 2006, se ha pasado a cerca de 26.000 hectáreas. No obstante, este incremento en superficie, ha provocado que las casas productoras de insectos biológicos se hayan puesto ‘manos a la obra’, a la hora de desplegar todo el arsenal de recursos en materia de control biológico, para garantizar los mejores resultados al final de la campaña.

Plagas tradicionales como el trip, la mosca blanca o la araña roja siguen dando quebraderos de cabeza a la agricultura almeriense, pero las casas productoras y comercializadoras de insectos auxiliares y depredadores están siempre alerta buscando nuevas soluciones para dar la mejor respuesta a los cultivos del sureste español.

Uno de los eslabones de la cadena, que se escenifica en las casas productoras y comercializadoras de insectos auxiliares, también ha tomado cartas en el asunto, y han puestos en marcha el engranaje de sus respectivos departamentos de investigación para dotar al campo de las mejores herramientas en la lucha contra las plagas.

Más información en la edición 417 de la revista F&H.