Frutas

Los productores de aguacate facturan el 6,6 % menos esta campaña, según Asaja

Los productores españoles de aguacate han facturado 170 millones de euros en la actual campaña de aguacate, el 6,6 % menos que en la campaña 2019/2020, ha asegurado este viernes la organización agraria Asaja.

natural-tropic

La sectorial de Frutos tropicales de Asaja ha atribuido esta caída al descenso de la producción nacional en 61.500 toneladas (un 25 % menos) por la vecería y el calor registrado en agosto pasado, han informado.

No obstante, los productores han compensado esta merma en la producción con precios en origen superiores, como en el caso del aguacate Hass, que se ha movido en un rango entre los 2,50 y los 3,20 euros por kilo (frente a los 2,20-2,65 de la anterior campaña).

Los aguacates de piel verde han tenido unos precios medios entre 1,34 y 2,30 euros/kilo, mientras que los de producción ecológica y los Lamb Hass han registrado precios más altos a final de campaña.

La organización ha resaltado que la demanda de consumo de aguacate se incrementa cada año y para satisfacerla se está expandiendo el cultivo en España en zonas de clima suave y libres de heladas.

Las nuevas producciones en Huelva, con mil hectáreas, Cádiz (1.260 hectáreas) y Comunidad Valenciana (2.300 hectáreas) se suman a las tradicionales de Málaga y Granada-Costa (15.000 hectáreas) y Canarias (2.000 hectáreas), según el comunicado.

Debido a que España es un país productor, importador y reexportador de aguacate, Asaja exige la obligatoriedad de un etiquetado claro donde el origen de procedencia y la trazabilidad del producto se puedan contrastar.

La producción española de aguacate cubre actualmente el 9 % de la demanda total de la Unión Europea, donde los ciudadanos “cada vez demandan productos de más calidad producidos con todas las garantías sanitarias”, ha afirmado la organización.

Asaja ha destacado que el aguacate español, por su cercanía con el mercado europeo, ofrece una buena maduración natural, a diferencia del producto importado de países más lejanos.

Además, ha asegurado que el cultivo del aguacate “fija población en las zonas donde se puede implantar, donde está siendo una alternativa a otros cultivos de regadío cuya rentabilidad ha descendido como las frutas de hueso o incluso los cítricos”, con necesidades hídricas “similares”.