Internacional

Los fruticultores alemanes aceleran sus planes de jubilación

Alemania suma actualmente 6.500 explotaciones de frutales en 49.200 hectáreas, lo que supone que el número de fincas ha disminuido un 9 por ciento. Los productores cogen el camino de la jubilación.

natural-tropic

Los fruticultores alemanes aceleran sus planes de jubilación. No se trata por la ola de calor de este verano, que ha hecho mermas en la producción y en la moral de los productores. Simplemente, la superficie cultivada se reduce y no hay regeneración.

La Oficina Federal de Estadística -Destatis- ha dado a conocer los datos en su último informe mensual, tras la última encuesta realizada en 2017.

A cambio de reducir el número de fincas, se produjo una ampliación de la hectárea media que pasó de siete hectáreas por agricultor a 7,6 hectáreas.

La manzana es el cultivo más presente en los fruticultores alemanes. Más del 67 por ciento de los frutales germanos son manzanos, sumando 33.100 hectáreas, seguidas de las cerezas dulces con 5.700 hectáreas -casi 12 por ciento- y seguida de las ciruelas con 4.100 hectáreas.

Peras, albaricoques y melocotones constituyen el resto de los frutales en Alemania.

El grueso de la fruta dulce que trabajan los fruticultores se destinan a los mercados en fresco. Los fruticultores «han mejorado las técnicas de cultivo para destinar la mayoría de la oferta al segmento del fresco», destaca la Oficina de Estadística alemana.

Variedades

De hecho, el 82 por ciento de la manzana alemana son variedades para el segmento fresco. Las variedades más importantes son la Elstar -6.600 hectáreas-, seguida de la Gala -2.600 hectáreas- y la Braeburn -2.500 hectáreas-.

Apuntar que todas las variedades han perdido superficie desde 2017 destacando casi el 11 por ciento menos de la Gala y casi el 10 por ciento de la Braeburn.

La pera se trabaja tanto para fresco como para industria. De las 1.400 hectáreas, la Conferencia suma casi 400 hectáreas.