banner-sakata
Retail

Lidl España prevé reducir 80 % emisiones de gases contaminantes hasta 2030

Lidl España se ha marcado como meta reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 80 % hasta 2030 y ser neutro en carbono para finales de 2022, a lo que sumará nuevas exigencias a algunos de sus proveedores en materia de contaminación.

La cadena de supermercados de origen alemán ha indicado este martes que estos planes pretenden contribuir a evitar el calentamiento global, y ha recordado que entre 2018 y 2020 ya bajó en un 44 % sus emisiones directas de dióxido de carbono (CO2) en España.

«Las empresas desempeñamos un papel fundamental en asegurar que se alcancen los objetivos globales de temperatura. Nuestro compromiso se fundamenta en objetivos basados en la ciencia», ha señalado en un comunicado la directora de Responsabilidad Social Corporativa de la compañía, Michaela Reischl.

Como ejemplo ha citado que Lidl ya eliminó las bolsas de plástico y trabaja para reducir y sustituir su uso en los envases por otros materiales sin afectar a la calidad y seguridad de los alimentos; por el momento ya ha cambiado el embalaje de 300 productos de sus marcas blancas.

Para ser una empresa neutra en carbono, el grupo colabora «en proyectos certificados que protegen el clima» y compensan los gases contaminantes que emite la firma debido a su actividad.

La compañía se ha comprometido a reforzar sus planes de reciclaje en las plataformas logísticas, a seguir apostando por la instalación de placas fotovoltaicas en sus instalaciones y a utilizar cada vez más camiones propulsados por gas natural.

De cara a sus proveedores, ha precisado que exigirá a aquellos que son responsables del 75 % de las emisiones de gases contaminantes «una estrategia propia» para minimizar su impacto medioambiental.