sakata-magia
Nacional

La Unión reduce en un 38% la huella hídrica

Implantar sistemas Informáticos Inteligentes, aplicar la hidroponía o cultivo sin suelo, reutilizar y tratar el agua sobrante del riego y aprovechar el agua de lluvia son solo algunas de las medidas que van a llevar a cabo para continuar reduciendo la huella hídrica.

El agua es un recurso esencial para la supervivencia de los seres vivos. Sin embargo, el aumento de la población mundial, la alta demanda de los sectores agrícolas e industriales, el cambio climático o la contaminación, están convirtiendo el agua en un elemento cada vez más escaso.

Conmemorar el Día Mundial de Agua, es una forma de reflexionar y de crear conciencia sobre la importancia del uso racional de este recurso fundamental.

Comprometidos con la eficiencia hídrica

Calcular la Huella Hídrica puede ser un buen comienzo en el camino del compromiso por la reducción y optimización del consumo de agua. Estos indicadores son más relevantes si derivan de empresas del sector agrícola, al que se le atribuye un 70% del consumo de agua dulce total. De ahí que La Unión, como una de las compañías de referencia en la comercialización de frutas y hortalizas y como organización ambientalmente responsable, se haya propuesto conocer su impacto hídrico en la producción de uno de sus productos estrella: el pepino.

Así La Unión, en colaboración con la consultora especializada en sostenibilidad y cambio climático Ecoterrae, ha elaborado un minucioso estudio del Impacto sobre el agua de la producción de pepino en la campaña 2019-2020. Concretamente, se han centrado en los procesos de plantación, transporte, envasado y almacenamiento de este producto en las instalaciones de El Ejido, Almería.

Huella hídrica azul, verde y gris

La Huella Hídrica Azul (HHA) responde a la cantidad de agua que procede de fuentes superficiales o subterráneas (ríos, manantiales, acuíferos) y que se utiliza para la producción de un producto. En términos generales, se ha obtenido en esta campaña una HHA de 50,558 m3/t.

Según datos recogidos en el estudio, el consumo directo es mayor que el indirecto para este indicador, constituyendo el 60% de la HHA, mientras que, desde el punto de vista de procesos, el 60,44% de la HHA pertenece al proceso de plantación, el 39,54% al de almacenamiento y solo un 0,02% al consumo de agua en el transporte de pepino.

En cambio, la Huella Hídrica Verde (HHV), relacionada con el agua de lluvia incorporada en el producto es igual a cero, puesto que el cultivo del pepino se hace bajo invernadero.

Por su parte, la Huella Hídrica Gris (HHG) indica el nivel de contaminación del agua dulce derivado de la totalidad del proceso productivo. Aquí se ha obtenido una HHG de 73,101 m3/t, que viene definida por el volumen de agua dulce requerido para asimilar la carga contaminante, consecuencia de la aplicación de fertilizantes durante el cultivo del pepino.

En total, durante el año de estudio se ha producido un consumo de agua igual a 112.631,567 m3. Con todo, la Huella Hídrica total del pepino producido por la compañía adquiere un valor de 123,659 m3/tonelada, cantidad que deriva en un 59% de la HHG y en un 39% de la HHA.

Según el estudio, se ha reducido en un 38% la huella hídrica en la campaña 2019/2020, en relación a la del año anterior, un dato positivo que marca la tendencia hacia la reducción de la huella del pepino.

Medidas para un consumo de agua racional y sostenible

Una vez identificadas aquellas fases del proceso productivo que generan un mayor impacto en el recurso del agua, La Unión ha puesto en práctica una serie de medidas que contribuyen en el ahorro y optimización de dicho consumo.

Algunas de estas medidas, ya en curso, son la implantación de sistemas informáticos inteligentes que permiten reducir hasta un 15% el consumo anual de agua para riego, y la aplicación de la hidroponía o cultivo sin suelo, una técnica de riego que permite un ahorro de agua que oscila en torno al 80% con respecto a sistemas de riego tradicionales y que además posibilita la recirculación de los drenajes. Este Plan de Reducción de Huella Hídrica de La Unión también contempla una Bandeja de Demanda Inteligente que combinada con la Sonda de Radiación, alcanza el drenaje medio ideal a lo largo de todos los riegos del día en el cultivo hidropónico y consiguiendo un ahorro del 15% del consumo de agua para riego.

A corto plazo, La Unión ha estudiado la viabilidad de incorporar como HH Verde el volumen de agua recogida de la lluvia para aprovecharla en el riego del cultivo del pepino, lo cual ayudaría a reducir un 20% el consumo de agua para riego. Otra de las propuestas que afectaría al impacto de la HH Azul es la sustitución de las cajas de cartón por otras con mejor ratio de consumo de agua como por ejemplo, el cartón sostenible y/o el plástico reutilizable.

En cuanto a las medidas planteadas para reducir la HH Gris que afecta a la contaminación de las aguas, se ha barajado la posibilidad de embalsar el agua sobrante de riego y posteriormente tratarla y reinyectarla en el acuífero, permitiendo una reducción del 10% de la HH Gris. También se ha estudiado la viabilidad de sustituir algunos fertilizantes o fitosanitarios por otros con menor potencial de contaminación o ecológicos.

Javier Carmona, MARCOM y director de RSC de La Unión, ha indicado que “el agua es un recurso natural no renovable y limitado y la industria alimentaria es una de las que más agua consume, sin olvidar el actual periodo de sequía al que nos enfrentamos. Por eso, conocer la cantidad de agua directa e indirecta consumida a lo largo de toda la cadena de producción, y el impacto generado en ésta por el uso de fertilizantes y fitosanitarios, nos ha permitido ser más consecuentes del impacto real que genera nuestra actividad sobre el recurso del agua y tomar medidas al respecto, con el objeto de poder reducirla en los próximos años.”

Como miembro activo del Pacto Mundial de las Naciones Unidas, La Unión consigue con la evaluación de su huella hídrica, aproximarse de forma directa en la consecución del ODS 6: Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos. Pero también promueve de forma indirecta, el cumplimiento del ODS 9 (Construir infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible y fomentar la innovación), del ODS 12 (Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles) y del ODS 13 (Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos).