Nacional

La superficie de cultivo en España registró leve caída del 0,33 % en 2020

La superficie de cultivo en España se situó en 16,9 millones de hectáreas en 2020, cifra que refleja un ligero retroceso del 0,33 % en comparación al año anterior, aunque la dedicada a leñosos experimentó un ligero repunte del 0,7 %.

De las tierras de cultivo, 11.468.727 hectáreas corresponden a tierra arable, 5.315.856 a cultivos leñosos y 144.815 a otras tierras de cultivo, según la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivo de España (Esyrce) 2020 del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA).

Este dossier recoge datos que muestran “una gran estabilidad” y cuyo informe recoge también un “leve descenso” de la superficie de cultivos herbáceos, generalizado en todas las categorías a excepción de los cultivos forrajeros.

El ligero incremento en los cultivos leñosos respecto al año anterior se debe principalmente a la expansión del almendro y el pistacho, seguidos en menor medida por aguacate, nogal y castaño.

De igual forma, la superficie de frutales cítricos descendió “muy ligeramente” y la de olivar aumentó en las tres categorías recogidas en Esyrce.

En concreto, la superficie de tierra arable, que incluye los cultivos herbáceos y los barbechos, retrocedió en un 0,84 % por la disminución generalizada de todos los grupos, a excepción de los cultivos forrajeros.

Destaca el descenso del 20 % de la superficie de leguminosas con respecto a 2019.

También disminuyó el 1,3 % la superficie de los cereales en su conjunto, aunque se registran incrementos de quinoa (+ 66,28 %) y de otros cereales de grano, entre los que destaca el mijo y la espelta.

El arroz sigue la tendencia de años anteriores, con descensos en su superficie aunque este año más levemente que en años anteriores.

Las leguminosas son el grupo de herbáceos que más desciende respecto al año anterior: judías y habas secas, lentejas, garbanzos y guisantes secos experimentaron un “apreciable descenso” y le siguen los yeros, veza y otras leguminosas grano.

En los cultivos industriales la superficie cayó un 3,64 %: excepcionalmente, el cultivo que más aumenta en forma porcentual es la colza, que experimenta un crecimiento de un 20,49 %.

El cultivo con mayor superficie, el girasol, descendió un 5,95 % mientras que el tabaco, a pesar del aumento de 2019, volvió a niveles de hace dos años.

El resto de los cultivos del grupo presentan descensos, a excepción del tomate de industria y otros cultivos industriales entre los que se encuentran el cártamo, los condimentos y las aromáticas.

El grupo de plantas forrajeras es el único que aumentó su superficie dentro de cultivos herbáceos respecto al año anterior (+1,79 %).

Destacaron sobre todo la veza (+28,25 %) y aumentaron también la alfalfa y, en menor medida, las praderas polifitas y otros cereales de invierno para forraje.

El maíz forrajero bajó un 2,26 %, y dentro de otras forrajeras destaca el descenso de la remolacha y coles forrajeras junto con otras plantas de escarda para forraje.

El grupo de hortalizas y flores sufrió un descenso de superficie del 4,27 %, debido a la caída de superficie de melón (-23,69 %); la col brócoli que recorta su superficie un 18,77 %, el tomate con un 12,69 %, y más ligeramente la cebolla y el espárrago.

Por su parte, las tierras de cultivo en barbecho aumentaron en la presente campaña, sobre todo el barbecho en regadío.

Profundizando en los cultivos leñosos, en su conjunto, el grupo aumentó su superficie un 0,7 % y prácticamente en todos los cultivos de esta clasificación.

Además de los cultivos señalados anteriormente, también se produjeron incrementos en melocotonero, papaya y frambueso.