Nacional

La ola de calor deshidrata el pepino largo en Almería

Las plantaciones de pepino largo en Almería no pasan por el mejor momento.

natural-tropic

Alta preocupación entre los productores almerienses de pepino largo por la ola de calor que azota el sureste español. Se están alcanzando temperaturas de hasta 36 grados y con temperaturas de más de 52 grados en el interior de los invernaderos.

La situación es especialmente delicada en los procesos de cuajado de los frutos hortícolas, pero especialmente en el pepino, por la cantidad de agua que contempla este hortícola. «Hay muchos problemas, porque el pepino está perdiendo peso y se está deshidratando sin poder hacer mucho, ya que algunos productores ya han retirado el Blanco España para mejorar el cuajado y el desarrollo del fruto», señala José Antonio Baños, presidente de Ejidomar.

Las plantaciones «sufren sobremanera durante las horas del día, ya que la planta se muestra agotada y sólo se recupera por la tarde, cuando se establecen los tiempos de riego, pero no se termina de recuperar porque no desciende la temperatura», apunta Baños.

El problema no ha llegado a Granada, ya que la fecha de trasplante es otra y no existen plantaciones de pepino en los invernaderos de la costa de Granada.

La preocupación viene también a medio plazo, ya que se desconoce en qué condiciones saldrán al mercado las primeras partidas en el mes de octubre a los mercados internacionales.