Nacional

El protocolo de Koppert para proteger al ajo frente a las enfermedades

El protocolo diseñado por Koppert mejora la salud y productividad del cultivo de forma natural con propuestas sin residuos químicos ni resistencias.

natural-tropic

Koppert le ha tomado el punto al cultivo del ajo y ha desarrollado un eficaz protocolo de control biológico para ofrecer una protección completa desde el inicio del ciclo.

El protocolo está basado en soluciones 100 por ciento naturales, que no dejan residuos químicos ni generan resistencias.

Ceres-Mix

El protocolo desarrollado por Koppert para el control biológico en ajo comienza antes de la siembra. Es el momento para aplicar el bioestimulante Ceres-Mix, que actúa «directamente en el diente del ajo con el objetivo de mejorar la nascencia, optimizar la nutrición, racionalizar el consumo de agua y prevenir el estrés hídrico durante las primeras fases de desarrollo», apuntan desde la empresa.

Ceres-Mix es un aporte extra de energía que consigue aumentar la cosecha y el rendimiento, gracias a su composición 100% natural a base de diferentes microorganismos beneficiosos (hongos y bacterias), vitaminas, extractos de algas y aceites vegetales.

Ceres-Mix debe mezclarse con la semilla antes de la siembra. De este modo, sus ingredientes naturales benefician a la semilla desde el primer momento y contribuyen a dar un impulso significativo a la emergencia de la planta.

Además, Ceres-Mix mejora el desarrollo radicular, «maximiza la absorción de nutrientes y aumenta la producción de forma significativa», apuntan desde Koppert.

El uso de Ceres-Mix está suponiendo un cambio importante en muchas regiones productoras de Castilla-La Mancha y Castilla y León.

Koppert señala que cada vez son más productores los que repiten con Ceres-Mix, después de haber comprobado sus beneficios tras usarlo por primera vez.

Trianum

La protección biológica más temprana en el cultivo se complementa con la aplicación del fungicida biológico Trianum, que potencia «el sistema radicular y mejora las defensas vegetales contra las enfermedades transmitidas por patógenos de suelo», apuntan desde la firma.

Trianum protege la planta de problemas generados por hongos patógenos de suelo, a la vez que contribuye a mejorar el desarrollo radicular y promueve el crecimiento.

«La combinación de Ceres-Mix y Trianum es la opción más natural y más segura para mejorar el calibre, la producción y la calidad de la cosecha», aseveran desde Koppert.

Enfermedades hoja

La protección biológica frente a enfermedades de hoja es otro de los aspectos cubiertos por el protocolo de Koppert para ajo.

En este caso, las aplicaciones de los productos naturales Biosulfur, Vidifol y VidiParva, cubren perfectamente las necesidades para que la planta de ajo sea más resistente a la presión ejercida por las enfermedades aéreas, «ya que son herramientas naturales que ejercen un control fisiológico en la planta», remarcan desde la empresa.

“Estamos muy satisfechos con los resultados obtenidos, especialmente porque los agricultores que ya confían en nosotros han comprobado por ellos mismos la enorme diferencia entre nuestras soluciones biológicas y el control químico de antaño”, explica Javier Villegas -en la imagen-, especialista de Koppert en cultivos al aire libre.