banner-huercasa
Logística

El presidente de Proexport denuncia la “dramática situación” de 1.500 camiones

El presidente de Proexport, Juan Marín Bravo, denuncia que más de 1.500 transportistas están atrapados por la decisión tomada anoche del cierre de la frontera entre Francia y Reino Unido.

De los más de 2.500 camiones de frutas y hortalizas que todas las semanas viajan a Reino Unido “ahora tenemos retenidos al otro lado de la frontera más de 1.500 camiones, muchos de ellos con dos personas que a día de hoy no sabemos qué va a pasar con ellos”, explica Marín.

Por este motivo desde la Asociación de Productores-Exportadores de Frutas y Hortalizas de la Región de Murcia, así como desde la asociación de productores europeos Frutas y Hortalizas de Europa (Eucofel), que preside Juan Marín, se ha reclamado una solución a las autoridades europeas, francesas y españolas para liberar el tráfico de mercancías. “Apelamos a las autoridades para que solucionen esta situación, salvando la seguridad sanitaria de todos, de modo que se permita retornar a los transportistas que durante nueve meses han dado muestra de mantener la seguridad en sus viajes. Ahora no entendemos cómo se toma esta decisión sin previo aviso a los implicados”.

El sector hortofrutícola de la Región de Murcia conoció anoche del cierre de la frontera francesa durante las próximas 48 horas a los vehículos procedentes del Reino Unido debido a la nueva cepa de la Covid. Esta situación ha dejado atrapados a numerosos camiones que tenían previsto regresar tras entregar su carga en los supermercados británicos. “Los transportistas están preocupados y nos llaman para saber cuándo van a poder coger los barcos y regresar a sus hogares. Estamos a tres días de Navidad y quieren estar con sus familias. Además, los camiones llegan cargados de mercancías de retorno. Es una situación dramática”, advierte.

“Nos están contando que se encuentran tirados en los arcenes, los están echando de las zonas de embarque y no sabemos cuándo van a venir”, denuncia Marín y reclama que se solvente el problema “con celeridad” porque a la situación actual se unirá que la próxima semana cerca de 50 millones de kilos de productos hortofrutícolas no puedan enviarse a Reino Unido por esta situación y, en consecuencia, “cercenar también la actividad de los productores”, advierte.

Solucionar el cierre fronterizo

La Asociación británica de Transportistas por Carretera (RHA, en inglés) pidió este lunes a los gobiernos del Reino Unido y Francia encontrar una solución al cierre fronterizo dispuesto por las autoridades francesas por la crisis del coronavirus.

El director ejecutivo de la RHA, Richard Burnett, instó al Ejecutivo del primer ministro, Boris Johnson, a que facilite a los camioneros agua, comida e instalaciones sanitarias porque muchos han quedado atascados en el condado de Kent, donde está el puerto de Dover.

Burnett declaró a la cadena británica BBC que no hay necesidad de que se desate el “pánico” ante un posible desabastecimiento, pero pidió que los ministros franceses y británicos encuentren una solución.

La terminal de transbordadores de Dover, en el sureste de Inglaterra, comunicó anoche su cierre al tráfico por las restricciones impuestas en Francia, después de que el Gobierno del Reino Unido comunicase el hallazgo de una variante del coronavirus supuestamente muy contagiosa en Londres y el sureste de Inglaterra.

En su cuenta de Twitter, la RHA señala que la cadena de suministro es “resistente” a pesar del cierre fronterizo pero que hay que encontrar “soluciones rápidas” para reabrir la frontera.

Ante el temor a largas filas en las carreteras en Kent que conducen a Dover, Burnett dijo que habló anoche con el ministro de Transporte, Grant Shapps, y que este le aseguró que “está trabajando duro con sus colegas franceses para asegurar que este asunto se resuelva lo más rápido posible”.

Al igual que Dover, Eurotunnel, que une Reino Unido y Francia por debajo del canal de la Mancha, indicó anoche que ha suspendido el acceso a su terminal de Folkestone, en el sureste inglés, para el tráfico hacia el puerto francés de Calais.

Johnson celebra hoy una reunión de emergencia después de que Francia cerrase sus puertos al transporte del Reino Unido y otros países cancelasen vuelos por temor a la nueva cepa del coronavirus.