banner-sakata
Nacional

El pepino, un gran aliado de la salud y la belleza

El pepino es un alimento que se asocia con la pérdida de peso y es famoso por su alto contenido en agua, que lo convierten en una importante fuente de hidratación. No obstante, tiene muchas otras ventajas, gracias a las cuales es un elemento indispensable en la cosmética

El pepino se ha convertido en uno de los ingredientes estrella en los tratamientos cosméticos y en un fijo en muchas recetas gracias a su gran cantidad de vitamina C que actúa de forma antioxidante en la piel y que, además, contribuye al buen funcionamiento de los cartílagos y de los huesos.

En menor cantidad, el pepino aporta vitamina A, también conocida como retinol. Esta vitamina contribuye, entre otras funciones, a la formación de colágeno para mantener la piel hidratada y protegida frente a los agentes externos. También es uno de los ingredientes principales para tratamientos de elasticidad de la piel y cremas antiedad. Por otro lado, «la vitamina A también contribuye al mantenimiento de la visión», señalan desde www.nutritienda.com.

Además, aporta pequeñas cantidades de folatos, una vitamina B que ayuda a la producción del famoso ADN y otros tipos de material genético. También es necesario para la división celular en el organismo y para elaborar glóbulos rojos. Además, posee tiamina y niacina que ayudan a las células del organismo a convertir carbohidratos en energía. Si lo consumimos con su piel encontraremos pequeñas cantidades de b-caroteno, un compuesto que provoca una bonita pigmentación dorada en la piel. En cuanto a los minerales, el más abundante en él es el potasio, mineral que regula la presión arterial.

En nuestra alimentación

La más obvia es a través de la dieta, especialmente si se quieren aprovechar sus ventajas para controlar el peso, estas son algunas maneras de comelo:

– Crudo o cocinado. Una forma de incorporarlo a nuestra dieta es con uno de los platos más deliciosos y típicos de la gastronomía española: el gazpacho, una comida que cada vez tiene más adeptos, no solo en verano o en los meses de calor, si no durante todo el año y de diferentes sabores, gazpacho de fresas, aguacates, mangos, remolacha o incluso solo de pepino con albahaca. También se puede incorporar en todo tipo de ensaladas o tomarlo a la plancha. Sorprendente es la receta en la que sobre una masa de hojaldre se raya pepino y queso de cabra y se mete al horno como una pizza.

– En infusiones, zumos y batidos. Otra manera sencilla para aprovechar al máximo la hidratación y el efecto saciante que aporta esta verdura. Solo necesitas una licuadora para disfrutar al máximo de los beneficios del zumo de pepino. Una deliciosa receta es añadirle agua, dos cucharadas de miel y el zumo de un limón. También se compenetra muy bien con la manzana verde, el jengibre y el apio en batidos.

– En salsas. Aporta un toque refrescante y delicioso a un gran número de salsas, como la famosa salsa griega tzatziki, a base de pepino y yogur.

En mascarillas y productos antiacné

Sus propiedades antiinflamatorias hacen que sea un ingrediente básico para la cosmética antiacné. Las mascarillas, geles limpiadores y cremas de pepino ayudarán a que los granitos y las marcas derivadas de ellos desaparezcan. Es un componente de la cosmética del que se benefician especialmente las pieles grasas y sensibles.

En cosmética para pieles secas y deshidratadas

Geles corporales y cremas que lo contengan aportarán un gran extra de hidratación para las pieles que más lo necesitan. También es un ingrediente muy útil en los productos para desmaquillar, pues consigue que no resequen al tiempo que eliminan la suciedad y el maquillaje del rostro.