Innovations-Fresh-Convenience-Market
Última actualización
Internacional

El ejecutivo Mascarenhas adelanta el fin de las importaciones de hoja desde España

El presidente de la firma GrowUp Farms, Vernon Mascarenhas, apunta que el futuro de la horticultura es en clave vertical.

Producir en vertical productos de hoja va ganando adeptos y posibilidades en los países del Norte de Europa. Y es que a medida que aumenta la inversión y disminuye el coste de producción, la agricultura vertical tiene el potencal de reemplazar las importaciones de los productos de hoja.

Así lo señala Vernon Mascarenhas, director de la empresa GrowUp Farms, que se ha especializado en el cultivo de ensaladas, microhojas e hierbas para el canal Horeca y ahora quiere aplicar sus experiencias a escala industrial para tratar de abastecer a los supermercados.

El director de la firma ha señalado en el portal FPJ que varias empresas están haciendo progresos para desarrollar la agricultura vertical y «estamos a pocos años de que los productos cultivados en instalaciones verticales a escala industrial se conviertan en una parte de la cadena del suministro en el Reino Unido».

Con este desarrolllo, el director del grupo llegó a decir que «empresas como G´s tendrán problemas reales, ya que invierten millones en inversiones para producir fuera del Reino Unido en invierno y con este sistema se puede reemplazar el suministro de Murcia».

Las cuentas de Mascarenhas son las siguientes. El precio de un paquete de dos piezas es de alrededor de 75 peniques y traerlos desde Murcia cuesta alrededor de 28 peniques. El emprendedor señala que estos 28 peniques se podrían invertir en pagar la inversión para construir plantaciones verticales donde producir piezas a un coste de 12 peniques.

Aunque muchos son escépticos sobre la viabilidad del proyecto, Mascarenhas confia en que el coste de producción disminuirá rápidamente en los próximos años a medida que avance la tecnología y mejore el conocimiento operativo de estas plataformas. Ya la cadena Ocado invirtió 17 millones de libras en dos de las llamadas ‘granjas verticales’ para cultivar hierbas aromáticas y verduras de hoja verde junto a sus centros de distribución.