Nacional

Asociafruit denuncia publicidad engañosa en la venta de patata nueva

Asociafruit, asociación que aglutina al 80 por ciento de las empresas de patata en Andalucía, ha denunciado que la distribución española y tiendas minoristas están incurriendo en publicidad engañosa en relación con la comercialización de patatas de temporada al publicitar patatas nuevas cuando no lo son.

natural-tropic

Según ha informado en un comunicado, en la cartelería de muchos establecimientos se publicitan como patatas nuevas, patatas que luego una vez comprobado el etiquetado del envase, son de conservación e importadas de países extranjeros, principalmente de Francia.

En algunos casos, incluso, se llega a anunciar en la cartelería de reclamo de los establecimientos de venta que las patatas que se dispensan son recolectadas en España, cuando esto ni siquiera es así y, de este modo, se comercializan como patatas de temporada recolectadas en España patatas de conservación que son importadas de otros países, ha denunciado.

Esta práctica -ha advertido- "no ayuda a evitar el desplome" que se está produciendo en las hectáreas de cultivo dedicadas a la patata en España, que se arrastra desde principios de los noventa.

Así, de las 257.000 hectáreas de cultivo registradas en España en 1.992, se pasó, en 2012, a 73.700 hectáreas de cultivo, lo que supone una reducción del 71,32 por ciento.

En Andalucía, de 23.500 hectáreas cultivadas en 2004, se pasó a 10.800 en 2013, lo que supone un descenso del 47 por ciento en apenas diez años.

Y en esta campaña la caída ha continuado, de manera que la reducción de superficie cultivada ha sido de un 20 por ciento aproximadamente, tanto en España como en Andalucía.

Esta reducción de la producción tiene una consecuencia directa sobre el volumen de empleo, ya que la caída del 20 por ciento en superficie cultivada va a suponer una pérdida de unos 3.700 puestos de trabajo en España, sólo en empleos directos.

Según esta asociación, la caída de la producción tiene que ver con que España importa el 70 por ciento de la patata de otros países, fundamentalmente de Francia, y, paradójicamente, la mayor parte de la producción de patata nueva o de temporada de España se exporta, ya que es un producto con calidad reconocida internacionalmente.

La patata que España importa es de conservación, es decir, que se mantiene durante largos periodos de tiempo a baja temperatura, con lo que pierde frescura y parte de sus propiedades, mientras que la patata nueva, que es la que produce y distribuye España, se recoge y se comercializa durante la temporada.

Junto a la confusión con respecto a la patata de conservación, Asociafruit quiere derribar otro mito sobre la patata española: el de que es un producto que engorda.

A pesar de asociarse al sobrepeso, por su contenido en hidratos de carbono, es un producto que, frente a otros como la pasta o el pan, aportan bastantes menos calorías, ha asegurado esta asociación.