banner-huercasa
Nacional

Zapatos a partir de residuos agrícolas

La sociedad Mercalicante facilitará residuos agrícolas para desarrollar materiales de empeine con fibras recicladas y para obtener polifenoles para calzado en el marco de una iniciativa que desarrolla con el Centro Tecnológico del Calzado (Inescop).

Mercalicante ha informado de que estos dos proyectos de investigación e innovación buscan crear materiales sostenibles a partir de fibras recicladas para los zapatos, así como potenciar el aprovechamiento y revalorización de los residuos agrícolas.

La firma del convenio ha contado con la presencia de la directora general de Mercalicante, Dolores Mejía, y el director de Inescop, Miguel Ángel Martínez.

Mediante este acuerdo el clúster alimentario aportará residuos industriales y agrícolas para participar en ambos proyectos.

El proyecto Greenmatshoe persigue desarrollar materiales de empeine basados en fibras recicladas y acabados sostenibles para implantar modelos de economía circular en el calzado.

Por otro lado, la iniciativa Noformald trata de reducir el formaldehído presente en algunos cueros acabados en el calzado mediante la utilización de reductores naturales como los polifenoles obtenidos a partir de residuos agrícolas, fomentando así la revalorización de dichos residuos.

Durante el encuentro, Mejía ha incidido en “la importancia de fomentar y potenciar la investigación para mejorar el aprovechamiento de los residuos orgánicos que se generan como resultado de la producción y comercialización de productos hortofrutícolas”.

“La innovación supone una valiosa palanca de cambio para ganar en productividad y competitividad dentro de nuestro sector”, ha puntualizado la directiva.

Por su parte, Martínez ha destacado que la innovación basada en el conocimiento “es clave para el desarrollo sostenible del sector calzado y su cadena de valor, así como establecer simbiosis con los sectores industriales estratégicos de la Comunidad Valenciana para implantar con éxito modelos circulares que maximicen el uso de los recursos disponibles”.

El apoyo del clúster alimentario a este proyecto de innovación se enmarca dentro de su estrategia de acciones para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible establecidos en la Agenda 2030, en este caso contribuyendo a reducir el desperdicio alimentario.