sakata-magia
Industria auxiliar

Uva de mesa, las soluciones de Arrigoni para una protección completa

Los fenómenos meteorológicos, y en particular las precipitaciones de granizo, pueden poner en peligro toda una temporada. Iride®, Fructus® y Agritela® Riflex responden eficazmente a toda suerte de exigencias y necesidades de tipo climático.

El granizo es uno de los peligros más temidos por los fruticultores y, en particular, por los viticultores de uva de mesa.

Pocos minutos pueden bastar para dar al traste con toda una temporada.

Arrigoni, grupo líder en el ámbito internacional en la fabricación de productos agrotextiles para la agricultura, propone soluciones útiles y eficaces para combatir este problema.

En primer lugar Fructus®, una línea completa de coberturas que resguarda la viña de las inclemencias atmosféricas y la ampara de enfermedades causadas por hongos. Según las necesidades específicas del área en que se opere, la protección de Fructus® puede verse complementada con capas aceleradoras del proceso vegetativo reflectantes Agritela® Riflex que ayudarán a lograr rendimientos mayores.

Para concluir, Iride®, escudo antiaves y red antigranizo indesmallable, la elasticidad de cuya malla ligera facilita la adaptación a muchas clases de instalaciones.

Los perjuicios que el granizo le ha ocasionado a la agricultura en la última década, solo en Italia, se cifran en torno a los catorce mil millones de euros (fuente: Coldiretti), entre pérdidas en la producción y daños en las estructuras e infraestructuras de los campos.

Fructus® es la gama de coberturas antigranizo concebida por Arrigoni para los productores de uva de mesa y en general para la fruticultura, que puede contribuir de modo decisivo tanto para proteger frente a las adversidades atmosféricas, cada vez más frecuentes, como para amparar estos cultivos de otras potenciales amenazas.

La línea Fructus® incluye tres tipos de redes indicadas para salvaguardar los viñedos de uvas de mesa: Fructus® 2,6/3 Trasparente, Fructus® 2,6/3 Grigia, Fructus® 5/4.

La primera red facilita la ventilación y ayuda a reducir las enfermedades causadas por hongos. Además ofrece un factor de sombreado inferior. Fructus® Grigia es una red antigranizo de urdimbre transparente y trama negra, que garantiza un mejor abrigo frente a las quemaduras solares y un nivel de sombra ideal para proteger la uva en lugares muy soleados. Evita la maduración excesiva y que la uva blanca amarillee. Para terminar, las redes de Fructus® 5/4, presentan orificios de 3,4 x 2,3 mm, que mitigan el efecto de la velocidad del viento (y en consecuencia reducen la evaporación del agua y el riesgo de que los zarcillos de las vides se vean arrancados). Además brinda un buen factor de sombreado y suele utilizarse con uva de mesa sin semillas.

Iride® asegura una notable protección frente al granizo, así como de las aves. Se trata de una red con mallas de elasticidad ligera que, por sus características intrínsecas, se adapta a un sinfín de instalaciones.

Dos soluciones

Dos son las soluciones que Arrigoni pone a disposición en esta línea: Iride® Base, de color verde y con orificios de 7,1 x 6,2 mm y un peso de 34 gramos por metro cuadrado, e Iride® Due, ya ampliamente empleada con éxito en galerías e invernaderos, con orificios de 7,1 x 6,2 mm y con un peso de 46 gramos por metro cuadrado.

Para mejorar ulteriormente el ámbito interior de la estructura, Arrigoni propone Agritela® Riflex, capa aceleradora del proceso vegetativo reflectante, que sirve para mantener más húmedo y fresco el terreno incluso en los meses calurosos, favoreciendo de este modo el ahorro de agua. Unas mejores condiciones de luz conllevan un mayor porcentaje de granos de uva grandes, un rendimiento más elevado, una mejor coloración de la piel y una mayor acumulación de compuestos polifenólicos nutritivos en los granos de uva.

“La producción de uva de mesa —explica Milena Poledica, agrónoma de Arrigoni— requiere ante todo unos altos niveles de calidad, establecidos de acuerdo con las preferencias del cliente, así como una producción continua para satisfacer cada año a la gran distribución organizada.

El granizo, un fenómeno cada vez más frecuente, puede causar efectos nefastos en la producción: en verano del año pasado, solo en el territorio italiano, se registró una media de tres granizadas al día.

La elección de la red más idónea (de mallas más o menos estrechas) ha de basarse en las variedades cultivadas y el área de producción. Así, por ejemplo, las variedades con un vigor considerable y con zarcillos grandes, tales como la uva sin semillas, deberían protegerse con una red más densa con el fin de impedir que los zarcillos se cuelen a través de las mallas.

Las gamas Fructus® e Iride® de Arrigoni se han concebido para responder a todo tipo de necesidad de los cultivos”.