sakata-magia
Frutas

Unió Llauradors prevé un balance negativo de la campaña de hueso

La Unió de Llauradors augura que la campaña de fruta de hueso, ya muy avanzada o a punto de concluir según producciones, será negativa en la Comunitat Valenciana, pues a pesar de la caída de los kilos producidos, ni los precios ni el consumo han sido los esperados.

Las primeras estimaciones apuntan a una reducción de producción en la Comunitat Valenciana del 20 % en relación al pasado ejercicio, y de casi el 40 % sobre la media de los últimos cinco años, mientras que también se ha registrado una caída en las otras zonas productoras del Estado y en las del resto de la Unión Europea.

El mayor descenso se da en nectarinas, melocotones y albaricoques, con un descenso medio generalizado del 35 %, mientras que en ciruelas y paraguayos se espera un incremento medio del 9 %, según fuentes La Unió.

Los precios serán parecidos o incluso inferiores a la pasada campaña y no compensarán el gran descenso de cosecha de este año, ya que la demanda, pese a haber una producción inferior, no ha sido la deseada, pues ni los mercados habituales europeos ni los nacionales han tirado del consumo.

Por el contrario, destaca La Unió, los precios en supermercados y grandes superficies se sitúan en los 3 euros el kilo por ejemplo en el albaricoque, del cual el agricultor percibirá en el mejor de los casos 60 céntimos, por debajo del coste de producción.

La campaña de fruta de hueso vino ya marcada por las condiciones meteorológicas adversas de abril, con heladas y con problemas de floración y cuajado en ciertas variedades, sobre todo de albaricoque, lo que provocó que se iniciara con un retraso medio de unos diez días.

La superficie de fruta de hueso en la Comunitat Valenciana ya solo representa el 9 % de la superficie nacional, por lo que ha perdido representatividad desde el año 2002, cuando era del 16 %. En estos años, mientras en España ha desaparecido el 2 % de tierras de cultivo de fruta de hueso, en la Comunitat Valenciana lo ha hecho el 41 %.

La Unió señala que, además, el incremento de costes tanto de producción como de materias primas de confección o energía, que no se refleja en un incremento del precio final, trae como consecuencia que el cultivo de fruta de hueso en la Comunitat sea cada año más inviable para los productores.

Asimismo, lamenta la falta de apoyo al sector y demanda planes de reconversión que establezcan ayudas financiadas por la Administración para reposicionarse en el mercado, con nuevos cultivos o nuevas variedades y temporalidad, y una ayuda para el arranque de 2.000 hectáreas de ciruelos en España para adecuar la oferta a la demanda.

También reclama a las empresas que defiendan unos precios acordes con la oferta; a los consumidores que apuesten por el producto de proximidad y temporada, y a la Conselleria de Agricultura que tenga presente las pérdidas padecidas de cara a la tributación del IRPF 2021, para los agricultores que tributan por el sistema de módulos del IRPF.