banner-huercasa
Nacional

Un estudio prevé que crezca el riesgo de inundaciones en litoral mediterráneo

Un estudio del ingeniero de montes Oriol Bassa, extécnico de riesgos ambientales del Consell Comarcal del Maresme, pronostica un aumento del riesgo de inundaciones en esa demarcación en los próximos años debido al cambio climático, un escenario extrapolable

Así lo apunta en su tesis doctoral “Transformaciones territoriales, cambio climático y riesgo de inundaciones en la cuenca de la riera de Argentona (1956-2050)”, a la que ha tenido acceso Efeagro, y en la que plantea la necesidad de tomar medidas para evitar este escenario, que podría dejar daños valorados en unos 300 millones de euros.

Bassa ha explicado que en 2050, probablemente el litoral estará más urbanizado, habrá menos zonas boscosas y las existentes serán de peor calidad debido a la emergencia climática, lo que favorecerá la virulencia de incendios forestales y plagas y llevará a que la vegetación absorba menos agua pluvial.

Este panorama ha sido trasladado a la riera de Argentona (Barcelona), un torrente generalmente seco pero que carga un gran cantidad de agua cuando llueve, escenario que se puede replicar en todo el litoral mediterráneo, donde los científicos auguran que habrá temporales más recurrentes y virulentos.

“El ‘spoiler’ de 2050 es que los bosques no serán bosques, sino matorrales con pocos árboles, porque las condiciones climáticas no permitirán que se mantengan. Tendrán menos calidad y capacidad de retención de agua y, por tanto, ésta irá a parar a las rieras, que están súper urbanizadas”, ha explicado.

Por eso, prevé que el agua de los torrentes acabe inundando el litoral, un fenómeno al que favorecerán también los intensos episodios de temporales marítimos, como el “Gloria” del pasado año, que dejó olas de hasta 15 metros en algunos puntos de Barcelona y Palamós (Girona).

“Esto significa que el agua que baja de la riera choca con las olas e inunda más los litorales”, ha continuado para alertar que ello “multiplicará los daños que se puedan causar”. Ha resaltado que, pese a tratarse de pronósticos para 2050, existen posibilidades de que estos efectos se produzcan ya.

Ha avisado también de que la línea de tren Mataró-Barcelona podría quedar destrozada, así como varios establecimientos del litoral o la planta de tratamiento de residuos, entre otras infraestructuras.

“Hay que tomar medidas, sobre todo en la línea del tren, que se tendría que colocar más arriba porque desaparecerán muchos tramos”, ha señalado.

Bassa ha propuesto además “proteger” la depuradora y adecuar los planes de emergencias para tener avisos de inundaciones con, por ejemplo, una aplicación móvil que alerte a la ciudadanía, y “recalcular” la planificación urbanística.

“Habría que descatalogar el suelo en zona urbanizable e incorporar, en las áreas que queden en la cuenca y en el litoral, sistemas de infiltración de aguas”, ha añadid