banner-huercasa
Latinoamérica

Replantear los sistemas agroalimentarios, clave para desarrollar el sector agrícola

La pandemia de coronavirus afectó las metas de los 17 Objetivos de Desarrollo Sustentable de Naciones Unidas y por ello los sistemas alimentarios deben ser replanteados y adaptados a esta nueva etapa económica y social.

Al participar en el Seminario Virtual Permanente 2021 de la Red de Sistemas Agroalimentarios Localizados de México (Red SIAL-México) con la conferencia “De la coyuntura a la transformación a largo plazo de los sistemas alimentarios”, el experto destacó que estos deben ser más resilientes y sustentables y promover dietas más saludables y nutritivas.

Luiselli, investigador del Programa Universitario de Estudios del Desarrollo de la UNAM y miembro del Consejo Asesor del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) para la Seguridad Alimentaria de las Américas, subrayó el rol que cumplen las pequeñas ciudades articuladas con lo rural, el cambio climático y la aparición de las zoonosis, como es el COVID-19, con impactos importantes en los territorios y en los sistemas alimentarios.

“Lo urbano y lo rural están crecientemente indiferenciados, están entreverados, lo que obliga a generar nuevas políticas públicas bien pensadas y adaptadas a los cambios que aún no terminan de darse”, indicó.

El investigador explicó que los territorios rurales también tienen otras afrentas como son la erosión continua de la biodiversidad, el empobrecimiento de los suelos y el estrés hídrico generalizado con una creciente población y urbanización, con la consecuente demanda de alimentos y agua.

Por ello, dijo, la agricultura es el corazón de los sistemas alimentarios y hay que apoyarlos con políticas públicas que mejoren la productividad y abarquen temas transversales para detonar su potencial.

La crisis de COVID-19 urge que haya reformas institucionales de gobernanza de los sistemas alimentarios, con apoyos a productores públicos y privados en los que es fundamental la provisión de bienes públicos como sanidad (vegetal y animal) e infraestructura rural.

El extensionismo sistémico, agregó Luiselli, es fundamental para acompañar a toda la cadena de los sistemas alimentarios. Además, propuso la aplicación de subsidios directos a personas en vulnerabilidad alimentaria, tanto financiera como fiscal, y con la dotación de alimentos.

En la apertura de la conferencia, el Representante del IICA en México, Diego Montenegro, destacó que la difícil coyuntura que vive el mundo a causa de COVID-19 obliga a renovados sistemas agroalimentarios y a promover sistemas agroalimentarios localizados (SIAL), más inclusivos e inteligentes, y a nuevas dinámicas de desarrollo en los territorios rurales.