sakata-magia
Latinoamérica

Medidas para paliar la sequía en Paraguay

El Ministro Santiago Moisés Bertoni detalló las iniciativas que incluyen otorgamiento de créditos, refinanciación de deudas y postergaciones de vencimientos impositivos y ayuda a pequeños productores para la compra de combustible y semillas.

El ministro de Agricultura y Ganadería de la nación sudamericana, Santiago Moisés Bertoni, detalló las iniciativas en una entrevista con el programa AgroAmérica, que se emite por el canal de TV AgroMais, de Brasil.

Las decisiones incluyen el otorgamiento de créditos, refinanciamiento de deudas y postergaciones de vencimientos impositivos y también, en el caso de los pequeños productores, ayuda directa para la compra de combustible y semillas.

“El agricultor paraguayo siempre sale adelante, como lo ha demostrado muchas veces en situaciones muy difíciles. Estamos trabajando fuertemente para que esto sea no solo un mal recuerdo en el corto plazo, sino que también constituya una oportunidad para la implementación de mejores soluciones para la producción agropecuaria”, contó Bertoni.

La sequía ha provocado desde hace más de dos años una bajante en la cuenca del río Paraná –uno de las más importantes de Sudamérica- y ha afectado la actividad económica también en Brasil y en la Argentina, además de Paraguay.

“El nuestro es un país eminentemente agrícola y, a diferencia de otros países de la región, no contamos con litoral marítimo. Así, debido a nuestra distancia al mar, tenemos que importar los insumos y exportar nuestra producción con un sobrecosto importante. Últimamente, la falta de lluvias afectó nuestro principal producto de exportación, que es la soja”, indicó el ministro Bertoni.

Y agregó: “Tenemos una superficie sembrada de 3,2 millones de hectáreas severamente impactada por la seca y estimamos una reducción en la producción de entre el 50 y el 60%. Este año tendremos probablemente la peor cosecha desde que comenzó la agricultura a gran escala”.

El ministro reveló que el fenómeno también afectó la producción ganadera, ya que la falta de agua provocó que no hubiera el forraje que habitualmente consumen los animales. “Afortunadamente en las últimas semanas tuvimos más lluvias y esperamos que mejore un poco la situación antes del invierno”, indicó.

Bertoni reconoció que la economía paraguaya depende mucho del transporte fluvial a través de los ríos Paraná y Paraguay, que ha sido muy difícil en el último tiempo: “Debido al bajo nivel del agua, las barcazas no pueden navegar con la carga completa y esto genera sobrecostos en el transporte tanto para la exportación como para la importación de insumos. Paraguay tiene la tercera mayor flota de barcazas del mundo, solo superada por Estados Unidos y Brasil”.

La bajante del nivel de los ríos viene a sumar complicaciones a un escenario que ya se presentaba difícil por aumentos en los precios de insumos que Paraguay importa, como fertilizantes nitrogenados.

Ahora, Bertoni afirmó que el conflicto en Europa del Este agrega más incertidumbre, ya que Rusia compra entre el 25 y el 30% de las exportaciones pecuarias paraguayas