Última actualización
Internacional

Los cadáveres del Brexit

El Brexit elevará el precio de la fruta y hortaliza importada y esto supondrá un empobrecimiento de la calidad de los consumos de alimentos frescos en el Reino Unido entre las clases sociales menos adineradas.

Un estudio publicado por la Universidad de Liverpool y el Imperial College London estiman que 12.400 ingleses más morirán de problemas cardiovasculares hasta el año 2030 como consecuencia de la entrada del Brexit. No es una cuestión de emociones sino de las personas que no podrán acceder con la misma asiduidad que ahora al consumo de frutas y hortalizas.

El estudio señala que con la entrada del Brexit, los precios de los productos importados se elevarán y la clase menos pudiente limitará el acceso a las frutas y hortalizas frescas, lo que provocará un empeoramiento de la calidad de la alimentación y esto afectará a que 12.400 británicos más mueran por problemas cardiovasculares.

El estudio refleja varios escenarios económicos y en uno de ellos se establece el incremento de los productos importados, entre ellos las frutas y hortalizas frescas. El estudio señala que los problemas de salud no se centrarán sólo en problemas cardiovasculares, sino también en problemas cancerígenos, ya que se reducirá el consumo de 5 porciones al día en frutas y hortalizas.

El estudio recuerda que el 84 por ciento de las frutas consumidas y el 43 por ciento de las hortalizas y patatas vienen de la importación.