banner-sakata
Nacional

Medidas para hacer frente al frío en el cultivo de tomate cherry en el Sur de España

Emilio Pérez, director técnico de Coprohníjar, apunta las cuatro medidas básicas para lidiar lo mejor posible con las bajas temperaturas en el cultivo de tomate cherry en el sur de España.

El tomate cherry es uno de los cultivos más afectados por las heladas y las lluvias por el temporal Filomena en el Sur de España.

De hecho, muchos de los programas de ciclo largo han pasado a mejor vida y la decisión más correcta para salvar estos cultivos de cherry es cortar cabeza y hacer un ciclo corto.

El frio de Filomena va a provocar que entre 2-3 ramilletes de tomate se pierdan, «hasta que la planta se vuelva a recuperar dentro de 20 días», señala Emilio Pérez, director técnico de Coprohníjar.

1.- Para paliar o frenar las dificultades de las bajas temperaturas en tomate cherry se aconseja elevar el nivel de fósforo y potasas y reducir el nitrógeno, que tiende a enfriar el suelo.

2.- Usar la ventilación para capturar el calor durante el día y cerrar las ventanas a partir de las 16 horas, donde las temperaturas empiezan a bajar.

3.- Las ventanas laterales y cenitales deben abrirse a partir de las 6-7 de la mañana para evitar el efecto térmico.

4.- Regar la finca a partir de las 18.00 horas para elevar el nivel de humedad para que las bajas temperaturas no reviertan a peor la situación del cultivo.