banner-huercasa
Nacional

COITAAL asesora a los agricultores contra las heladas

Para evitar la pérdida del cultivo se necesita una estrategia a medida, en función de la zona climática, tipo de suelo y condiciones de la finca, según explican desde COITAAL.

La ola de frío que se deja sentir con fuerza esta semana en Almería pone de manifiesto la enorme importancia de prevenir los daños por heladas, ya que pueden provocar incluso la pérdida total del cultivo.

El Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Agrícolas de Almería (COITAAL) recuerda que la mejor protección contra las heladas es contar con el asesoramiento profesional de un ingeniero agrícola, ya que las recomendaciones generales y los consejos populares contra las bajas temperaturas no siempre funcionan.

Evitar los daños ocasionados en el cultivo por las heladas depende de la puesta en marcha de una estrategia acertada. La diferencia entre el éxito y el fracaso está en tener en cuenta una serie de parámetros que definen la situación específica de una finca, como la zona climática de la provincia donde se ubica, el tipo de suelo, el cultivo y las condiciones de la finca en general, especialmente si se trata de un cultivo protegido o al aire libre.

Aumentar la humedad

El daño que provocan las heladas a los cultivos no se debe a las frías temperaturas, sino principalmente a la formación de hielo extracelular (fuera de las células) dentro del tejido de la planta, provocando la salida de agua y dañando las células por deshidratación, por este motivo una de las técnicas más utilizadas apuesta por el aumento de humedad.

Una buena estrategia de prevención debe comenzar con la llegada del invierno, mediante la aplicación de medidas de protección pasiva: manejo del drenaje de aire frío, la selección de variedades, la cobertura con árboles, gestión de la nutrición de las plantas, poda adecuada, evitar el laboreo del suelo, riego inteligente, suprimir las cubiertas de hierba que cubren el suelo, el control bacteriano o fecha de siembra para los cultivos anuales, entre otras. Nadie mejor que un ingeniero agrícola para gestionar acertadamente todos estos condicionantes.

Tradicionalmente en Almería se han establecido de forma general las siguientes recomendaciones:

1. Cerrar el invernadero antes de la caída del sol para mantener la máxima temperatura posible. Volver a abrir el invernadero a primera hora de la mañana, cuando se suelen registrar las temperaturas mínimas (entre las 5:00h y las 7:30h). Haciendo esto, evitamos que siga bajando la temperatura en el interior y se equilibra con las del exterior.

2. Regar en la tarde-noche (entre las 19:00h y las 21:00h), evitando los nitratos. Como el frío se concentra en el suelo, esto hace que elevemos su temperatura cuando más hiela, y así la raíz no se ve tan dañada. Es importante mantener un ambiente húmedo en el interior, ya que el frío seco deshidrata las plantas, afectando a la cosecha final.

3. En cultivos extensivos, es conveniente realizar riegos por aspersión fija o con dispositivos móviles para evitar las heladas negras. Es recomendable el uso de estufas antiheladas en cultivos extensivos altamente sensibles a las bajas temperaturas.

4. En invernaderos con plástico negro en el suelo, se recomienda echar agua sobre los plásticos o el uso del sistema de nebulización, para elevar la humedad ambiente.

5. Instalación de doble techo en cultivos como pepino y calabacín en zonas más susceptibles a las bajas temperaturas, como la zona de levante almeriense.

6. Equilibrar el efecto de la calefacción y la humedad ambiente en semilleros e invernaderos de plantas ornamentales.

Desde COITAAL se recomienda que estas estrategias de protección frente a heladas se apliquen de forma particular. Por ello, se aconseja una estrategia basada en el asesoramiento específico de un ingeniero agrícola. En caso de no disponer de ninguno, COITAAL recuerda que ofrece una bolsa actualizada de profesionales en http://www.ingenierosagricolas.org/contacta-con-un-ingeniero-tecnico-agricola/. También puede solicitarse una búsqueda personalizada por teléfono, llamando al 950 621 086 o realizando una consulta a través del número de Whatsapp 605 943 851.

Además, COITAAL recuerda que es conveniente contratar un seguro de heladas que proteja la inversión realizada por el agricultor en su cultivo si llegaran a producirse daños en el mismo.