Última actualización
Retail

La gran distribución elevará sus ventas el 2 % y reclama estabilidad

Las empresas de gran distribución agrupadas en Anged, patronal que reúne a compañías como El Corte Inglés, Ikea, Carrefour o Alcampo, prevén cerrar el año con un aumento de las ventas del 2 %, un avance que confían en repetir en 2020 siempre que haya un Ejecutivo estable y con un «buen programa de gobierno».

En 2018, las compañías de Anged facturaron conjuntamente 41.482 millones de euros, el 1 % más que en 2017, con lo que encadenaron su quinto año consecutivo a alza aunque se anotaron el menor repunte de ventas desde que iniciaron la recuperación «postcrisis» en 2013.

Esta ralentización se debió al efecto que tuvieron sobre el consumo de productos no alimenticios la incertidumbre política y económica, ha explicado a Efe el director general de Anged, Javier Millán-Astray, que ha apuntado que, además, el sector textil se vio muy afectado por los cambios climatológicos.

Para 2019, «barajamos un crecimiento del entorno del 2 %» gracias al empuje de las ventas de gran consumo (alimentación y droguería) y a la recuperación del comercio textil, ha apuntado.

Por contra, mostrarán un peor comportamiento la venta de electrodomésticos (televisores) y tecnología, debido a la ausencia de grandes acontecimientos deportivos, así como de grandes lanzamientos de productos, ha apuntado la directora de Asuntos Económicos de Anged, Maricruz Baca.

De cara a 2020, Millán-Astray prevé que si las cosas se desarrollan con cierta normalidad y hay un Ejecutivo con un buen programa de Gobierno, que sea estable y que recupere la confianza que este país despierta, el consumo estará en niveles muy similares a los de 2019.

«Puede haber una ligera desaceleración, pero no será significativa ni alarmante» si se dan esas condiciones, ha dicho el directivo, quien ha asegurado que fuera se sigue viendo a España como un país con gran capacidad de crecimiento y con empresarios que responden «de manera extraordinaria» a los retos que se le imponen.

«Esperamos un proyecto ilusionante y que aúne en vez de dividir», ha afirmado Millán-Astray, que ha subrayado que las empresas se merecen un Gobierno que en lugar de «poner palos en sus ruedas» promueva y apoye su actividad.

Para ello, consideran necesario avanzar en la unidad de mercado y acabar con un sistema de «18 parlamentos legislando» sobre la actividad empresarial que crea un entramado legal prácticamente impracticable para el avance de las empresas.

En política fiscal, ha advertido de que en un contexto de desaceleración económica, elevar la presión fiscal sobre familias y empresas tendría efectos «muy negativos» en el consumo y la inversión.

Además, ha abogado por no dar marcha atrás en la reforma laboral, pues ha permitido salvar a muchas empresas y lograr exportaciones récord al elevar la competitividad; así como por mejorar el sistema educativo para adaptarlo a las demandas de la sociedad digital y cautela en la reforma de la Seguridad Social, porque un error provocaría «enormes desajustes presupuestarios».

En relación al sector de la distribución, el director general de Anged ha insistido en la necesidad de permitir que cada comercio decida su horario de apertura, así como en reformar el sistema fiscal que ahora favorece claramente a las plataformas digitales, pues pagan una tercera parte de los impuestos que soportan las empresa con establecimientos físicos.

«No pedimos ayudas públicas», sólo que la regulación y la política fiscal no sean una «losa insalvable», ha aseverado Millán-Astray, que ha recordado que las empresas de Anged emplean a más de 233.000 personas, invierten unos 1.000 millones al año en país y generan una aportación social y tributaria superior a los 10.000 millones de euros.

La Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged) agrupa a Apple, Auchan, BQ, Bricomart, C&A, Carrefour, Conforama, Costco, Dufry, El Corte Inglés, Eroski, FeuVert, Fnac, Hipercor, Ikea, Leroy Merlin, Media Markt, Tendam (Cortefiel), Toys ‘R’ Us y Worten.