sakata-magia
Frutos rojos, Industria auxiliar

Koppert ofrece con Trianum® el control de patógenos de suelo en fresa y berries

Durante el 7º Congreso Internacional de Frutos Rojos, que finaliza hoy en Huelva, se ha puesto de manifiesto que el control de enfermedades de suelo en los cultivos de fresa y berries es completamente viable mediante el uso del biofungicida Trianum®.

Una solución biológica y 100% sostenible, que no deja ningún residuo y no necesita plazos de seguridad. Koppert aprovecha su participación con stand propio en este evento para mostrar los importantes beneficios de este fungicida biológico, de fácil aplicación vía riego, que está autorizado para su uso en agricultura ecológica.

Trianum® contiene una cepa híbrida del hongo beneficioso Trichoderma harzianum, cuya principal característica es que se adapta rápidamente a todo tipo de suelos. La cepa que contiene Trianum® crece en un amplio rango de temperaturas entre 8ºC y 34ºC y en suelos con Ph entre 4 y 8,5.

Desde el trasplante

Para llevar a cabo una correcta protección de los cultivos de fresa y berries, Koppert recomienda la aplicación preventiva de Trianum® desde el momento del trasplante, ya que es un momento clave para definir el crecimiento y la salud de la planta durante el resto de su ciclo de vida. En esos primeros días, la planta es frágil y necesita estar protegida de los patógenos de suelo como Fusarium,  Macrophomina phaseolina, Phytopthora, Sclerotinia, Rhizoctonia, o Phytium, que transmiten enfermedades y que pueden provocar graves pérdidas de producción.

La primera aplicación de Trianum® debe realizarse unos diez días después del trasplante con una dosis de 1 Kg/Ha. “La eficacia de Trianum® se basa en un uso continuado desde el inicio del ciclo, esa es la estrategia más acertada para garantizar la sanidad del cultivo sin tener que recurrir obligatoriamente al uso de desinfectantes químicos”, explica Gonzalo García, delegado de Koppert en Huelva.

Escudo protector

Tras la aplicación, el hongo beneficioso de Trianum®  coloniza las raíces de la planta y construye con gran rapidez un escudo protector que ejerce una doble función. En primer lugar, el hongo mejora sustancialmente la capacidad de la planta para absorber nutrientes, al mismo tiempo que impulsa el desarrollo del sistema radicular. En segundo lugar, el hongo se alimenta de los patógenos de suelo que intenten acercarse a la raíz, protegiendo eficazmente a la planta del riesgo de padecer enfermedades.

Otra de las ventajas de Trianum® es que sus efectos beneficiosos en el suelo se multiplican a medio y largo plazo, debido a que el hongo beneficioso de este biofungicida se reproduce y crece. Durante los últimos años, se han obtenido excelentes resultados en la zona de Huelva, ya que la aplicación de Trianum® evita en la mayoría de los casos tener que realizar tratamientos de choque contra enfermedades. Además, al mejorar la salud general de la planta, se registra un incremento en la producción y calidad de la fruta.

Koppert ofrece con Trianum® una solución biológica que contribuye a la sostenibilidad de las producciones de fresa y berries en Huelva, en línea con las prioridades incluidas por la Comisión Europea en la propuesta de reglamento sobre uso sostenible de productos fitosanitarios, que tiene como objetivo fomentar el empleo de la gestión integrada de plagas y priorizar el uso de los agentes de control biológico.