Hortalizas y verduras

Elche superará los 21 millones de kilos de hortalizas a pesar del clima

La campaña de hortalizas de invierno de Elche superará este año los 21,5 millones de kilos, pese a que la alcachofa, el producto mayoritario, sufrirá una merma del 15 % debido a las adversidades climáticas.

Mientras que el brócoli, coliflor o el romanesco mantendrán los niveles de años anteriores.

Así lo ha confirmado el presidente de Jóvenes Agricultores Asaja de Elche, Pedro Valero, quien ha explicado que en el campo de Elche se cultivan 1.500 hectáreas de hortalizas de invierno que producen alrededor de 21 millones de kilos, lo que supone el segundo tipo de cultivo con mayor representatividad en cuanto a producción y superficie, tan solo superado por la granada mollar.

Según Valero, las hortalizas tienen un papel «crucial» para los municipios y pedanías ilicitanas, ya que la mayoría de las cosechas se realizan en explotaciones de tipo familiar que ofrecen trabajo unos nueve meses al año.

Valero ha puesto en valor la labor del empresario agrícola en la zona, «pese a los problemas que amenazan su actividad», como «la inestabilidad hídrica con motivo de los ataques continuos que recibe el trasvase Tajo-Segura por parte del Ministerio para la Transición Ecológica, los bajos precios de algunas producciones y el incremento desmesurado de los costes de producción en la agricultura».

Al mismo tiempo, ha lanzado un mensaje a los consumidores para que «busquen y consuman productos locales, que ya se encuentran frescos y recién recolectados en los mercados, listos para consumir con máxima garantía, calidad y sabor«.

Por su parte, el alcalde de Elche, Carlos González, ha calificado el medio rural ilicitano como un «motor de creación de riqueza y de empleo» en la ciudad, a la vez que ha agradecido la «tenacidad y resiliencia» con las que el colectivo ha afrontado las dificultades que tiene cada campaña.

Además, ha manifestado de nuevo el apoyo del gobierno local (PSPV-PSOE y Compromís) en torno a la defensa «a ultranza» del trasvase Tajo-Segura, como «imprescindible» para el regadío ilicitano.