banner-huercasa
Nacional

Virtigation aborda las enfermedades en tomates y cucurbitáceas

Este proyecto financiado con fondos europeos trabaja en desarrollar soluciones contra las enfermedades víricas emergentes en tomates y cucurbitáceas.

En particular, los begomovirus y los tobamovirus están amenazando a los tomates y las cucurbitáceas en todo el mundo, y ya han provocado enormes pérdidas que van desde el 15% hasta devastar cosechas enteras.

Actualmente, los begomovirus más peligrosos que afectan a los tomates y las cucurbitáceas son el virus del rizado amarillo del tomate (más conocido por sus siglas en inglés TYLCV) y el virus del rizado de la hoja del tomate de Nueva Delhi (también conocido por las siglas ToLCNDV), ambos transmitidos por mosca blanca.

En los últimos años, ha surgido otro patógeno como una seria amenaza para los tomates: el tobamovirus conocido como virus rugoso del tomate (ToBRFV), que se transmite de forma mecánica a través, por ejemplo, de las heridas de las plantas.

Este tobamovirus no solo ha afectado al sur de Europa, sino también al norte de Europa: los brotes han afectado a cientos de hectáreas de Alemania, Francia, Bélgica, Países Bajos y el Reino Unido.

Al igual que el virus SARS-CoV-2 humano, estos virus vegetales no se ven limitados por las fronteras europeas. Los cultivos de tomate y cucurbitáceas fueron devastados en países vecinos de la UE y socios comerciales como Marruecos, Israel e India.

El proyecto Virtigation tiene como objetivo proteger los tomates y las cucurbitáceas de estas enfermedades víricas.

Las plantas de tomate y cucurbitáceas infectadas por estos virus a menudo desarrollan síntomas graves que provocan una disminución de la fotosíntesis, de la cantidad de hormonas de crecimiento y del nivel de nutrientes en estas plantas.

Mientras que los begomovirus ToLCNDV y TYLCV se transmiten rápidamente debido al insecto vector de la mosca blanca, el tobamovirus ToBRFV, transmitido de forma mecánica, circula incluso más rápido.

Es probable que las condiciones climáticas cálidas y las prácticas de producción intensiva como el uso excesivo de pesticidas estén acelerando la propagación de estos virus. Estas plagas vegetales se están propagando rápidamente a través de campos e invernaderos, ya que estos virus son altamente estables, virulentos y agresivos.

Hasta la fecha, no existen soluciones ecológicas rápidas y duraderas en el mercado para hacer frente a la devastación producida por estas plagas vegetales. Actualmente, se utilizan principalmente pesticidas para controlar y hacer frente a estos virus, lo que expone a los productores, los consumidores y el medio ambiente a residuos químicos.

El proyecto Virtigation tiene como objetivo reducir las pérdidas en los cultivos de tomates y cucurbitáceas en al menos un 80%. En Europa e Israel, Virtigation busca incluso erradicar las pérdidas en las cosechas.

Además, el proyecto tiene como objetivo reducir a la mitad, o incluso eliminar por completo en algunas circunstancias, el uso de pesticidas químicos para controlar los virus vegetales y sus insectos vectores.

El proyecto propondrá y demostrará tres soluciones innovadoras de base biológica que, solas o en combinación, abordarán los virus y moscas blancas que transmiten estas enfermedades en plantas de tomate y cucurbitáceas.