sakata-magia
Internacional

El Gobierno de Holanda ayuda al sector ornamental con 600 millones de euros

Holanda compensa a su sector ornamental por los daños sufridos por el Covid 19, ya que muchas empresas han visto desplomarse sus ventas.

El Ministerio de Agricultura, Naturaleza y Calidad de los Alimentos (LNV) está compensando al sector ornamental, partes específicas de la horticultura alimentaria y el sector de la patata que produce para patatas fritas, por los daños sufridos por el brote de COVID-19.

Muchas empresas en estos sectores se han enfrentado de la noche a la mañana a una caída aguda de la demanda debido a la pérdida del mercado de exportación y la pérdida de su mayor mercado interno: la industria de la restauración.

“Ciertos sectores no fueron ayudados con el paquete de emergencia que el gobierno presentó el 17 de marzo y estamos tratando con compañías que están en una posición única y muy compleja», señala la ministra holandesa de Agricultura, Carola Schouten, en una nota a la Cámara Baja de Representantes.

«No puedes dejar de cultivar. Además, las empresas manejan productos que no tienen una larga vida útil y que son difíciles o imposibles de procesar. Y hay empresas que tienen sus ventas máximas en los meses de marzo, abril y mayo. Con estas medidas específicas permitimos que muchas compañías puedan absorber los golpes más grandes», recuerda Schouten.

La ayuda es de 600 millones de euros para el sector ornamental y componentes específicos de la horticultura alimentaria. La medida es para las empresas que están experimentando una fuerte caída en su facturación. Al mismo tiempo, «el sector no puede simplemente detener un cultivo y una cosecha. Como resultado, las empresas enfrentan costos fijos continuos, pero también costos de producción continuos», apuntan desde el Ministerio de Agricultura.

Los empresarios con una pérdida sustancial de facturación en el período marzo, abril y mayo de 2020 en comparación con la facturación promedio en el mismo período en los tres años anteriores 2017-2019 pueden acceder a una compensación financiera para continuar pagando costos salariales estacionales inevitables, entre otras cosas. El principio básico es que el primer 30% de la pérdida de facturación cae bajo la responsabilidad empresarial y el Estado compensa en gran medida el 70% restante del daño.

Es un artículo de Rene Rombouts -Corresponsal de www.fyh.es en Holanda-

René Rombouts es director de Agridesk