banner-agroponiente
Latinoamérica

Crisis portuaria en Estados Unidos preocupa a exportadores chilenos de fruta

Los empresarios frutícolas chilenos han manifestado su preocupación por la crisis laboral que afecta a los puertos de la Costa Oeste de Estados Unidos, por donde la fruta chilena llega ese país y que pone en riesgo su calidad y condición.

«Por los puertos en conflicto, Chile está ingresando en estas semanas uva de mesa y fruta de hueso como nectarina, ciruela y melocotón, por lo que esas frutas serían las que más corren peligro actualmente», señaló en un comunicado difundido por el presidente del sector, Juan Carlos Brown.

Brown indicó que desde noviembre pasado que los puertos de la Costa Oeste de los EE.UU. trabajan a media máquina debido a un conflicto laboral entre empresarios y trabajadores de dichos terminales, lo que ha causado atrasos de al menos seis días en la llegada de la fruta chilena a destino, poniendo en jaque su condición.

«Si la costa oeste recibió 236.000 toneladas de fruta chilena en la temporada pasada, lo que representa el 10 por ciento del total de nuestras exportaciones al mundo, entonces debemos estar alertas de cómo nos veremos perjudicados por el retraso», añadió el empresario.

En su opinión, la fruta fresca chilena está en riesgo de perder su calidad, condición y también el precio, a causa del conflicto portuario que ha provocado importantes congestiones durante los últimos tres meses, y consiguientes retrasos en el arribo de los productos.

Explicó que la crisis, que involucra a 29 terminales y 20.000 trabajadores portuarios de la costa del Pacífico en EE.UU., se originó tras una fallida negociación contractual entre la Pacific Maritime Association (PMA, empresas) y la International Longshore and Warehouse Union (ILWU, sindicato), por lo que en noviembre los trabajadores comenzaron a reducir sus jornadas laborales a modo de protesta.

Por este motivo, la productividad de los puertos ha bajado desde un 30 hasta un 50 por ciento según cifras de la PMA, asociación marítima que optó por suspender completamente las operaciones portuarias durante el fin de semana pasado, debido a que la congestión en los terminales impedía recibir más carga.

«Esta situación que se ha extendido por más de tres meses es de suma preocupación para los productores chilenos que exportan a Estados Unidos, porque el 31 por ciento de nuestros envíos a dicho país arriba justamente a los puertos de la Costa Oeste que están con el problema», afirmó Brown.

Sostuvo que los empresarios frutícolas temen por el estado de las fruta, en especial por la uva de mesa que espera a ser fumigada en destino.

En la temporada anterior, la Costa Oeste recibió desde Chile 73.000 toneladas de uva de mesa, 51.000 de cítricos (naranjas, limones, mandarinas y clementinas), 40.000 de paltas (aguacates) y 32.000 de manzanas, además de kiwis y arándanos, entre otras especies demandadas por la población estadounidense.

Las exportaciones chilenas de fruta fresca y frutos secos alcanzarán un valor de 5.200 millones de dólares entre septiembre de 2014 y agosto de 2015, «una cifra récord del sector», aseguró a mediados de diciembre el ministro de Agricultura, Carlos Furche en una rueda de prensa con corresponsales extranjeros.