Nacional

Crean un sistema de sensores que permite ahorrar agua y fitosanitarios

El consumo de agua dulce en la agricultura se podría incrementar en un 19 %, en 2050, y en España se calcula que las actividades agrarias son las que más agua consumen, en torno al 70 %.

La empresa sevillana Aquamática ha creado un sistema de sensorización que los agricultores de cualquier rama pueden usar para automatizar el riego y los tratamientos fitosanitarios, de modo que se puede reducir el consumo de agua para sus cultivos, que se calcula que está en torno al 60-70 % del total.

Se trata, según ha informado el programa Minerva de la Junta de Andalucía, de una solución que permite orientar a los agricultores para regar de forma eficiente a través de una aplicación para tabletas y móviles, lo que supone ahorro del uso del agua y la posibilidad de controlar el área de riego sin necesidad de desplazarse de forma constante a las plantaciones.

Y es que, el consumo de agua dulce en la agricultura se podría incrementar en un 19 %, en 2050, y en España se calcula que las actividades agrarias son las que más agua consumen, en torno al 70 %.

Como ha recordado este programa de la Junta, la tecnología puede convertirse «en una gran aliada para ahorrar agua, aún más en el periodo de sequía que actualmente estamos viviendo», como están haciendo diferentes startups apoyadas por el Programa, que han desarrollado diversas soluciones centradas en lograr un uso eficiente del agua, sobre todo en la agricultura, uno de los sectores de mayor peso de la región, y en el hogar.

Así, enfocada a la regeneración del agua más que a la eficiencia de su consumo, se sitúa la biotecnológica G2G Algae, startup sevillana que aplica la tecnología al cultivo de microalgas para recuperar y conservar los recursos naturales y la biodiversidad del planeta.

Su dispositivo permite producir un concentrado a escala industrial para, entre otros beneficios, resolver problemas de contaminación de aguas.

Este cultivo de microalgas actúa además como abono ecológico regenerante del suelo y permite reducir las emisiones de CO2.