banner-agroponiente
Nacional

COAG y UPA consideran «imperiosa» la apertura de los mercadillos ambulantes

Creen que la apertura de los mercadillos ambulantes en los que se venden productos alimentarios, previstos a partir de la fase 1 (desde el 11 de mayo), es "imperiosa" porque nunca deberían haber cerrado aplicando las medidas higiénico-sanitarias oportunas.

Es la principal conclusión que se extrae de las primeras reflexiones que han hecho a las organizaciones agrarias tras conocer con detalle el proceso de desescalada que prevé una apertura parcial de esos mercados (25 % de los puestos) a partir de mediados del próximo mes.

Desde COAG, su responsable de Mercados, Andoni García, ha señalado que, «desde el primer momento», no entendieron su cierre porque afectaba a «25.000 pequeños productores».

Ha estimado que con las medidas de seguridad oportunas podrían haber seguido operando dado que además se celebran al aire libre.

«Estamos de acuerdo en que se reabran pero no entendemos que todavía se tenga que esperar a llegar a la fase 1 porque que quedan varias semanas», ha apuntado.

A su juicio, el «Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha mostrado una clara falta de sensibilidad hacia los pequeños agricultores».

Fuentes de UPA han indicado que esa reapertura de los mercadillos «es ya imperiosa» porque «puede ser un canal tan seguro o más que otros que se desarrollan bajo techo».

En general, han apuntado que el proceso de desescalada no tendrá un impacto «tan fuerte» en el sector agroalimentario como en otros ya que ha seguido trabajando «con cierta normalidad».

Una de las «claves» para los agricultores y ganaderos será la reapertura del canal Horeca, que ha dejado pérdidas en «muchos» productores.

La reducción de las limitaciones de desplazamiento «también facilitará» la organización de las campañas en las que se demanden más mano de obra, según UPA