Logística

Cada vez mayor presencia en España de las flotas lituanas, rumanas y búlgaras

En el año 2020 las flotas de transporte establecidas en los países del Este de Europa continúan controlando el 30% del transporte internacional español tanto de exportación como de importación, pese a que casi el 90% del destino de nuestras mercancías son los países occidentales.

natural-tropic

Un año más se confirman los preocupantes datos que Fenadismer viene poniendo de relieve sobre la cada vez mayor presencia de las flotas de transporte de los países del Este de Europa en el transporte español.

Continúan controlando casi una tercera parte del transporte internacional con origen o destino en nuestro país, y que motivan una vez más la necesidad de aprobar a la mayor brevedad las medidas de control de la actividad desarrollada por las empresas de transporte extranjeras contenidas en el Paquete de Movilidad aprobada por la Unión Europea en junio de 2020 y que el Gobiernos e ha comprometido a tramitar mediante Decreto Ley el próximo mes de Febrero.

Y es que en 2020, pese a que la pandemia motivada por el covid ha pasado factura a las flotas de transporte por carretera de la mayor parte de los países occidentales, que han visto reducida su actividad total entre un 2 y un 3% de media respecto a 2019, como es el caso de las flotas alemanas, españolas, italianas o francesas, no han tenido sin embargo el mismo impacto sorprendentemente en las flotas de los países del Este, en las que en la práctica totalidad han obtenido crecimientos positivos, destacando singularmente la flota búlgara, que ha experimentado un incremento en 2020 en más de un 58% en las toneladas-kilómetros transportadas respecto del año anterior, según los datos de Eurostat que figuran en el último estudio sobre transporte internacional de mercancías por carretera elaborado por el Ministerio de Transportes.

Así, conforme al análisis realizado por Fenadismer de los datos extraídos de dicho informe, por lo que se refiere a nuestro país, se constata un año más la cada vez mayor presencia de empresas transportistas radicadas en el Este de Europa, muchas de ellas “empresas buzón” pertenecientes a grandes flotistas españoles, tanto en el transporte internacional con origen o destino en España, pese a que el origen o destino de nuestras mercancías no son precisamente los países donde se encuentran radicadas dichas flotas deslocalizadas, como en el transporte nacional dentro de nuestro país.

En concreto, en el año 2020 en las importaciones de mercancías por carretera hacia España, las flotas procedentes de los países del Este de Europa transportaron un 30´7 % del total (esto es, 2 puntos más respecto a 2019) siendo especialmente el crecimiento experimentado por las empresas búlgaras (más de un 140% en el último año) y la cada vez mayor presencia de la flota lituana, que ocupa ya el segundo lugar detrás de las empresas polacas. En lo que se refiere a las exportaciones españolas, las flotas de los países del Este controlan un porcentaje similar, en concreto un 28´8% del total de mercancías transportadas, con gran presencia igualmente de las empresas polacas, lituanas, rumanas y búlgaras.

Pero es que además resulta muy llamativo que pese a que el origen de las mercancías con destino a España o de las exportaciones españolas no son precisamente los países del Este de Europa ( de hecho más del 85% son a los países occidentales de la UE, encabezado por Francia con un 28% y seguido de Alemania con un 19%), sin embargo, las flotas de transporte domiciliadas en dichos países transportan de forma desproporcionada las mercancías importadas a nuestro país, y como consecuencia también las exportaciones desde España, lo que evidencia claramente que se tratan de empresas deslocalizadas a los únicos efectos de obtener menores costes fiscales y laborales, pero sin ninguna actividad real en dichos países. En este sentido, destaca la flota lituana con un 13´78% de desfase en relación al origen de la mercancía transportada, seguido de Rumania con un 3´13%.

Lamentablemente tal presencia no sólo se produce en el transporte internacional español, sino que cada vez hay mayor presencia de las flotas procedentes de dichos países en el transporte interior dentro de España, pese a ser de los países de la Unión Europea más alejados de nuestro país. Así es especialmente significativa, una vez más, la actividad desarrollada en el transporte nacional español por las flotas domiciliadas en Rumanía, que en el año 2020 se situó en la 2ª posición en el ranking de empresas extranjeras que operan en España, sólo por detrás de la flota portuguesa, controlando el 28´5% de todo el transporte de cabotaje realizado en España.

Asimismo es destacable un año más el crecimiento de las flotas lituanas en el transporte nacional en nuestro país, en concreto con un crecimiento del 56% respecto del año anterior, que a su vez había experimentado otro incremento del 46%, situándose por detrás de las empresas rumanas y polacas, éstas últimas a su vez con un crecimiento del 13% respecto al año anterior.