Nacional

AVA-ASAJA pide más control en las importaciones agrarias para evitar plagas

El presidente de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja), Cristóbal Aguado, ha solicitado que la Comisión Europea ponga en marcha medidas para endurecer el control de sanidad vegetal en las importaciones agrarias procedentes de terceros países con el fin de evitar plagas.

natural-tropic

La reclamación se ha producido durante la intervención de Aguado ante la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo, según ha informado la asociación a través de un comunicado.

Esta petición se debe a los datos procedentes del Diario Oficial de la Unión Europea del 16 de diciembre de 2014 que evidenciaron la entrada de al menos ocho patógenos entre 2009 y 2013, lo que supone que hubo una nueva plaga cada siete meses.

Para AVA-Asaja la magnitud del problema radica en que en el documento no se incluyen otras plagas como el Cotonet de les Valls, el pulgón amarillo o el ácaro de Texas.

"No estamos hablando por tanto de sospechas o de intuiciones sino de realidades inaceptables que demuestran que los controles en los puertos de entrada resultan ineficaces y se convierten en una bomba de relojería para nuestra agricultura que puede estallar en cualquier momento", ha denunciado Aguado.

Ha exigido que la nueva directiva de sanidad vegetal que está elaborando la Comisión Europea incluya inspecciones en los países de origen, como hacen en Estados Unidos, Japón o Corea, e introduzca la llamada "lista positiva".

Este mecanismo se aplica a la patata y al sector ganadero y se basa en la condición de que los países que pretenden exportar dichos productos a Europa sean capaces de garantizar el estado idóneo de sus envíos.

Los países que no figuran en esa lista positiva tienen vedada su presencia en los mercados europeos.

Aguado también ha aludido al riesgo que entraña para la citricultura comunitaria la llegada del vector transmisor del ‘greening’ (Psila africana), una de las enfermedades más letales para este cultivo a nivel mundial.

El máximo representante de la organización agraria ha instado a la Eurocámara a que exija al Ejecutivo comunitario establecer una dotación presupuestaria específica para sufragar todas las medidas de carácter preventivo y los tratamientos necesarios para erradicar la presencia de dicho insecto en España y Portugal.

También ha reseñado las múltiples detecciones de mancha negra (citrus black spot) que la Unión Europea ha localizado en las importaciones citrícolas de Sudáfrica.

"Si resulta escandalosa la media de 35 detecciones al año desde 2010, más inaceptable resulta la actitud condescendiente y contemplativa que muestra la Comisión Europea frente a un problema de tal magnitud", ha concluido.