banner-agroponiente
Nacional

Amfar pide a Tejerina incentivos para incorporar a la mujer al campo

La Federación de Mujeres y Familias del Ámbito Rural (Amfar) ha pedido a la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, incentivos para favorece la incorporación laboral de la mujer al sector agrario.

Así lo ha asegurado en un comunicado la presidenta nacional de esta organización, Lola Merino, tras reunirse en Madrid con la ministra de Agricultura durante un encuentro de trabajo en el que también participaron la directora general de Desarrollo Rural, Begoña Nieto, y el secretario general de Agricultura y Alimentación, Carlos Cabanas,

Durante el encuentro, Merino les ha trasladado algunas cuestiones que, a su juicio, facilitarían la incorporación de la mujer a la actividad agraria, como la armonización geográfica de la Ley de Titularidad Compartida de las Explotaciones Agrarias.

Según la dirigente agraria, de esta forma "cualquier mujer que quiera acogerse a esta norma pueda hacerlo independientemente de la comunidad autónoma en la que resida".

Otras medidas, ha precisado Merino, serían la aplicación de una tarifa plana para los titulares compartidos de las explotaciones agrarias, incentivos en la declaración del IRPF y a la incorporación de jóvenes, así como para las contrataciones de personal fijo o discontinuo para este tipo de explotaciones.

Merino también ha propuesto a García Tejerina que las mujeres que empiecen a cotizar pasados los 50 años edad sean compensadas desde la administración para percibir la pensión de jubilación.

"Sería una medida que vendría a equilibrar la escasez de pensiones contributivas entre las mujeres del medio rural, que en más del 50 por ciento de los casos supera los 50 años de edad", ha apuntado.

En otro orden de cosas, Merino ha manifestado la necesidad de "estimular" la creación de empleo en el medio rural, especialmente cuando se trate de proyectos liderados por mujeres.

En este punto, la responsable de Amfar también ha propuesto que se incentiven actividades relacionadas con el sector primario como el turismo rural o la transformación de productos agroalimentarios, que potenciarían el empleo femenino en la diversificación económica, en el emprendimiento en las zonas rurales y en la apuesta por la innovación.