banner-huercasa
Nacional

Agricultores C.Valenciana critican a Agroseguro y Enesa por el seguro del caqui

Las principales organizaciones profesionales agrarias de la Comunitat Valenciana han criticado a Enesa y Agroseguro por no ajustar el seguro del caqui "a la realidad vegetativa del cultivo ni a las necesidades reales de los agricultores".

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja), La Unió y la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos del País Valencià (UPA-PV) consideran que el 20 de febrero como fecha para el periodo de contratación del seguro del caqui es «prematura», pues muchos productores aún no han cobrado las liquidaciones de la última cosecha.

Han reprochado que no puedan prolongar el periodo de contratación del seguro al 31 de marzo. Además, en numerosas explotaciones ni siquiera ha concluido la poda, lo que dificulta la previsión de un aforo de producción a asegurar.

Según indican en un comunicado conjunto, el director de ENESA, Miguel Pérez, rechaza en una misiva el cambio de fecha alegando que se produciría un solapamiento del riesgo con el periodo de suscripción.

Sin embargo, aseguran, en otros seguros sí se da esta circunstancia sin mayor problema, y destacan el ejemplo de la cobertura de los cítricos ante el riesgo de pedrisco y cuyo plazo de contratación no acaba hasta el 15 de septiembre, es decir, en un momento mucho más flexible en el que el productor ya puede efectuar una estimación aproximada de su producción.

El sector augura que si ENESA y Agroseguro mantienen «sus trabas y su falta de sensibilidad» hacia los productores, podría haber un descenso en los niveles de contratación del seguro del caqui.

Por otra parte, AVA-Asaja, La Unió y UPA-PV han aplaudido la medida de la Conselleria de Agricultura por la que todas las pólizas que los asociados suscriban a través de sus organizaciones profesionales agrarias se beneficiarán de una subvención adicional del 20 %.

Las tres asociaciones valoran «esta iniciativa que pretende fortalecer la vertebración del sector e incentivar la relación de los agricultores y ganaderos con las organizaciones agrarias que son, en definitiva, sus legítimos representantes».