KIWIATLANTICO-FYH-VERDESDEENVIDIA
Nacional

5.000 regantes recuerdan a la ministra Teresa Ribera en Madrid el peso del Trasvase Tajo-Segura

Enfadados pero no crispados se encuentran los regantes del sureste de España que ayer se acercaron al Ministerio de Transición Ecológica en Madrid para recordar a la ministra del ramo 'eco', Teresa Ribera, el peso que tiene el Trasvase Tajo-Segura y la falta de rigor técnico.

La Plaza San Juan de la Cruz en Madrid, donde reside el Ministerio de Transición Ecológica, fue tomado ayer pacíficamente por los regantes del sureste español. La concentración fue un claro ejemplo de la conciencia que existe en Alicante, Murcia y el levante almeriense de lo que supone el Trasvase Tajo Segura.

Más lejos de las cifras, que son contundentes –pérdida de 27.000 hectáreas, 15.000 personas buscándose la vida y un incremento del precio de ciertas hortalizas entre un 8-10 por ciento por la pérdida de ‘efectivos productivos‘, término acuñado por los empresarios de Murcia, la movilización de ayer de unas 5.000 personas desde el sureste español hasta Madrid sirvió para que la ministra del ramo y tercera vicepresidente del Gobierno de España, Teresa Ribera, sume hectómetros cúbicos de presión a una «decisión política, sectaria y no técnica», señaló Lucas Jiménez, presidente del Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo Segura (SCRATS).

Jiménez recordó en la única intervención que se realizó en las 4 horas de concentración frente al Ministerio del ramo ecológico, que la ministra «ha abierto dos guerras: la guerra del agua y la guerra a los suyos propios», en referencia a los socios de Gobierno y a los compañeros del PSOE como el presidente valenciano Ximo Puig, el alcalde de Lorca, Diego José Mateos, entre una larga presencia de representantes del PSOE.

Dimisión

Los regantes se encuentran especialmente enfadados con la ministra Teresa Ribera. No tardó mucho Lucas Jiménez en pedir la dimisión de la ministra «o vete o que alguien te eche», refiriéndose a su jefe, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Jiménez recordó en la Plaza San Juan de la Cruz, que los regantes del sureste español trabajan en una agricultura de futuro y «la más perfecta que se realiza en Europa, porque se ahorra agua, haciendo una agricultura sostenible y educada y se alimentan a personas de toda Europa».

Desconocimiento

Jiménez habló de ignorancia de la ministra. «El desconocimiento y las tendencias políticas te hacen tomar una decisión no avalada ni por los técnicos del MInisterio», expuso Jiménez.

El presidente del SCRATS recordó que los regantes del sureste español «usan, pagan y han amortizado la inversión», que hace 40 años realizó la administración española de los 292 kilómetros del Trasvase Tajo Segura. «Pagamos el agua más cara de Europa», apuntó Jiménez para recordar que los regantes están cumpliendo su compromiso.

Jiménez cerró recordando a Teresa Ribera que no abra más la brecha del déficit hídrico, y apuntó la necesidad de mejorar las técnicas de depuración de aguas en la cabecera del Tajo para mejorar la calidad del agua que transcurre por el rio Tajo para tener que evitar ampliar el caudal ecológico de los seis metros cúbicos por segundo actuales a los siete metros cúbicos, que ha propuesto la ministra Teresa Ribera.