Nacional

1 de cada 3 hortalizas que se comen en Europa se cultivan en el sudeste español

1 de cada 3 hortalizas que se consumen en invierno en Europa han sido cultivadas en los invernaderos solares del sudeste español (en Almería y Granada). El 75% de esa producción se exportó a la Unión Europea, en su mayoría a Alemania (37%), Francia (19%), Reino Unido (13%) y País

Los problemas de abastecimiento generados a raíz de la pandemia o los originados por la invasión rusa a Ucrania han puesto en el foco la necesidad urgente de dotar a Europa, de un sistema que fortalezca su independencia alimentaria y energética para tener asegurado un suministro razonable que no se vea demasiado afectado por posibles crisis globales o vaivenes geopolíticos en países terceros

En el soleado extremo Sureste de Europa, en España, se localiza una de las mayores extensiones de invernaderos solares del mundo. En apenas 50 kms de costa, en las provincias de Almería y Granada, se concentran 36.000 has de invernaderos solares que garantizan el abastecimiento de frutas y verduras frescas a un mercado de 500 millones de europeos, incluso en los meses más duros de la época invernal.

Esta zona conocida como la huerta de Europa, alcanzó una producción durante la campaña pasada de 4 millones de toneladas[1] y se erige como el principal proveedor de frutas y verduras frescas dentro de la Unión Europea. De hecho, 1 de cada 3 hortalizas[2] que se consumen en invierno en Europa han sido cultivadas en los invernaderos solares del sudeste español. Estas cifras corroboran la vocación europeísta del sector. El 75% de la producción española cultivada en invernaderos solares se destinó, en 2021, a la exportación al mercado interior europeo, en su mayoría a Alemania (37%), Francia (19%), Reino Unido (13%) y Países Bajos (10%), lo que sitúa a España como uno de los principales proveedores de hortícolas dentro de la Unión Europea.

Amenaza de países terceros

Sin embargo, en los últimos años se observa con gran preocupación, desde el sector productor español, la cada vez mayor dependencia alimentaria de Europa de países terceros.